Consejos para parejas con frustración sexual

Consejos para parejas con frustración sexual

Las relaciones íntimas pueden verse afectadas de muchas maneras y por muchos motivos. Así, el estrés, los problemas, el cansancio o incluso determinadas disfunciones sexuales pueden provocar frustración sexual en la pareja.

En este artículo, ofrecemos algunos consejos para poder superarla juntos.

La frustración sexual

Pareja en la cama. Mujer preparada para dormir, hombre despierto.
Las causas de la frustración sexual son tan variadas como parejas hay en el mundo, por ello hablar es una herramienta poderosa para superarlo.

La frustración sexual puede venir dada por falta de sexo, o bien porque el que se practica no satisface plenamente. En ambos casos, la frustración sexual puede provocar determinadas consecuencias tales como:

  • Disminución de la autoestima
  • Estrés y nerviosismo
  • Distanciamiento emocional en la pareja
  • Discusiones
  • Afectación del estado de ánimo
  • Incluso, obsesión con el sexo o infidelidad

Por otra parte, las causas de la insatisfacción pueden ser muchas y muy variadas. Ya sea porque pasamos por un periodo difícil (personal o etapas como la menopausia) y estresante y el sexo nos apetece menos, o porque existe falta de comunicación sexual con nuestra pareja.

También, quizás, por conflictos entre ambos o disfunciones sexuales que impiden una relación sexual satisfactoria, etc. Sea cual sea el caso, la pregunta es: ¿Qué podemos hacer si nos sentimos sexualmente frustrados?

Consejos para parejas sexualmente frustradas

Conócete a ti mismo

Mujer metiendo la mano debajo de la ropa interior
La masturbación permite conocer tu propio cuerpo y determinar aquello que nos produce placer.

En primer lugar, debemos conocernos a nosotros mismos en el terreno sexual. Muchas frustraciones vienen dadas porque los integrantes de la pareja no saben exactamente qué es lo que quieren o les satisface.

En este sentido, prejuicios culturales, tabús o la educación sexual que hayamos recibido pueden jugar un papel negativo y provocar la insatisfacción  y la frustración sexual.

Por tanto, primero debemos determinar qué es lo que nos satisface, conocer mejor nuestra propia sexualidad y nuestro propio cuerpo. En este sentido, la masturbación podría ser un método para descubrirnos.

Te recomendamos leer: Los beneficios de la masturbación para cuerpo y mente

Hablar

De nada sirve esperar a que nuestra pareja adivine qué es lo que nos satisface o qué es lo que querríamos. Por eso, debemos hablar claramente sobre aquello que más nos agrada en las relaciones íntimas.

Además, por otra parte, si existen problemas “bajo las sábanas”, lo ideal es también hablarlo. Puede darse el caso de que alguna práctica es satisfactoria para uno, pero no especialmente para el otro.

Por todo ello, debemos ser sinceros con nuestra pareja. En efecto, debemos fomentar la comunicación y la expresión de nuestros deseos y necesidades.

En este sentido, también sería una buena idea intentar hacer algo nuevo juntos, habiéndolo hablado antes. Quizás juegos de rol o nuevas prácticas sexuales os lleven a explorar y experimentar nuevas sensaciones que ayuden a superar la frustración sexual.

No centrarse sólo en el orgasmo

Pareja manteniendo relaciones
El sexo no sólo es llegar al orgasmo. Disfrutar de cada caricia y cada sensación es una parte fundamental de este.

Muchas veces llegar al orgasmo se puede convertir en una obsesión. No obstante, el sexo tiene más placeres que proporcionar que el orgasmo en sí.En efecto, las caricias y el afecto pueden ser igualmente placenteros.

Debemos entender que muchas veces nuestro estilo de vida nos impide sentirnos relajados a la hora de mantener relaciones sexuales. Así, el estrés o el cansancio acumulados pueden provocar que llegar al orgasmo sea más difícil, incluso no posible.

No obstante, esto se puede convertir en un ciclo vicioso si sólo tenemos en cuenta el orgasmo y consideramos que una relación sexual satisfactoria sólo se culmina con él.

En efecto, podemos estresarnos y sentirnos frustrados por no haber llegado al orgasmo, lo cual hará que nos estresemos incluso más. De esta forma, sólo conseguiremos aumentar nuestra frustración sexual.

Por tanto, lo mejor es centrarse y disfrutarse en todas las etapas del contacto: desde los juegos preliminares al momento posterior de caricias y afecto. El orgasmo ya llegará.

Te recomendamos leer: Fisiología del orgasmo femenino

Pedir ayuda si existe alguna disfunción sexual

En muchos casos existen problemas sexuales relacionados con determinadas disfunciones.

  • Por una parte, en el caso de los hombres, los problemas más comunes son la disfunción eréctil y la eyaculación precoz.
  • En el caso de las mujeres, los más comunes son el vaginismo, la anorgasmia y el trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH)

Aunque estas disfunciones pueden tener una causa patológica, todas ellas se relacionan con el estrés, la ansiedad y el estado de ánimo. Por esta razón, si existen estos problemas, en primer lugar hay que consultar al especialista y, posteriormente, podría iniciarse una terapia sexual en pareja.

En efecto, los beneficios de la terapia pueden ser muy positivos y ayudar a la pareja a solucionar sus problemas. Ayudará a mejorar las relaciones y a completar su educación sexual tratando, a la vez, problemas a nivel individual. El objetivo es que se goze de bienestar, tanto durante las relaciones íntimas como fuera de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!