El aire en el país se torna peligroso para la salud

El aire en el país se torna peligroso para la salud

SANTO DOMINGO,RD.- República Dominicana, entre los diez países de la región con más muertes asociadas a la contaminación del aire

Un enemigo invisible y silente ataca a la población mundial causando la muerte de millones de personas cada año. Como efecto de algunas actividades humanas poco controladas, ciertos contaminantes se infiltran en el aire y generan daños irreversibles a la salud y al medioambiente.

Esta realidad alcanza a la República Dominicana, nación que ocupa la posición siete entre diez países de América Latina con más muertes asociadas a la contaminación del aire por la quema de combustibles fósiles.

El número de fallecimientos atribuibles a este tipo de emisiones en el país caribeño solo es superado por México (10.7%), Chile (10.3%), Guatemala (9.2), El Salvador (9.1%), Venezuela (8,6%) y Perú (8.5%). La República Dominicana y Colombia concentran el 8.1% cada uno en este trágico indicador, le siguen Ecuador (7.2%) y Argentina (6.6%).

Aunque el estudio recoge registros de fallecimientos producidos en 2018, no fue hasta febrero del pasado año cuando la investigación publicada en la revista Environmental Research alertaba de la situación. El estudio contó con la colaboración de científicos de la Universidad de Harvard y de tres universidades británicas (Birmingham, Leicester y el University College London).

Entre los hallazgos más importantes destaca que una de cada cinco muertes en el mundo ocurridas en 2018 se debió a la contaminación causada por emisiones de plantas generadoras, fábricas y vehículos, entre otras fuentes.

Como resultado, al menos 8,7 millones de muertes a nivel global en 2018 se atribuyen a la contaminación del aire generada por la quema de combustibles fósiles como carbón y petróleo.

No se conocen estudios recientes que determinen cuántas defunciones se produjeron en la República Dominicana en los últimos meses por esta causa. No obstante, una investigación local sostiene que en el año 2016, casi dos mil personas murieron en el país por enfermedades respiratorias relacionadas con la mala calidad del aire. El estudio sostiene que estas muertes fueron consecuencias de accidente cerebro vascular, cáncer de pulmón, enfermedad isquémica del corazón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica e infecciones respiratorias menores, relacionadas con la exposición a partículas contaminantes en el aire, de las cuales 1058 están relacionadas a emisiones del sector transporte.

En la República Dominicana, a inicios del 2020, se reportaron unos 125,571 casos de afecciones respiratorias en el país, excluyendo los eventos ocasionados posteriormente por el COVID-19.

La exposición a altos niveles de contaminación del aire puede causar una variedad de resultados adversos para la salud: aumenta el riesgo de infecciones respiratorias, enfermedades cardiacas, derrames cerebrales y cáncer de pulmón, las cuales afectan en mayor proporción a población vulnerable como niños, adultos mayores y mujeres, destaca un estudio del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec).

La investigación buscaba determinar los niveles inmisión de dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre y monóxido de carbono existentes en el Distrito Nacional, así como establecer la concentración de partículas inferiores de un diámetro de 10 micras en esta demarcación.

Tras la modelación para los cuatro contaminantes estudiados, se identificaron cinco “puntos calientes” en el Distrito Nacional a los que se le debe prestar especial: Unibe, Movearte, Colegio Los Prados, centro educativo Santo Domingo y centro educativo José Bordas Valdez. El contaminante que sobrepasa los rangos máximos permisibles indicados por la normativa local en el 30 % de los casos es el material particulado de 10 micras de diámetro (PM10). Se trata de partículas suspendidas en estado solidas o liquidas, dispersas en la atmosfera. Su origen puede ser polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen.

Sobre las concentraciones de dióxido de nitrógeno estudiadas, se determinó que no sobrepasan los rangos máximos permisibles de la normativa local. Sin embargo, un punto de muestreo supera los límites de la normativa dictada por la OMS, y el 19 % presenta riesgos de sobrepasarla. El dióxido de nitrógeno es un gas de color pardo rojizo altamente tóxico cuya presencia en el aire se debe a la oxidación del nitrógeno atmosférico que se utiliza en los procesos de combustión en los vehículos y fábricas. En los muestreos de dióxido de azufre, se evidenció que en ningunos de los casos se sobrepasaron los rangos máximos permisibles de las normativas. De igual forma en ninguno de los casos se excede los niveles de monóxido de carbono.

Contaminación del aire eleva la morbilidad

La contaminación atmosférica es calificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el mayor riesgo ambiental para la salud humana y una de las principales causas evitables de muertes y enfermedades en todo el mundo. El organismo de salud explica que mediante la disminución de los niveles de contaminación del aire los países pueden reducir la carga de morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares, cánceres de pulmón y neumopatías crónicas y agudas, entre ellas el asma. “Cuanto más bajos sean los niveles de contaminación del aire mejor será la salud cardiovascular y respiratoria de la población, tanto a largo como a corto plazo” indica.

Debilidad
No hay líneas de investigación bien definidas que estudien contaminación atmosférica en Santo Domingo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.