Florida quiere distribuir 5 millones de dosis de vacuna contra el coronavirus para finales de octubre: quiénes serán los primeros en recibirla

Florida quiere distribuir 5 millones de dosis de vacuna contra el coronavirus para finales de octubre: quiénes serán los primeros en recibirla

El estado fue escogido en un programa piloto que, en caso de ser exitoso, servirá de modelo para todo Estados Unidos. Por otra parte, las autoridades locales deben esperar la aprobación final de la Administración de Alimentos y Medicamentos para la aplicación de las dosis a la población.

Las autoridades del estado de la Florida anunciaron que para finales de octubre están preparando la distribución de 5 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19. Para tal fin, compraron hace dos meses 5 millones de jeringas e igual cantidad de hisopos de alcohol para adelantarse a la demanda y así no competir con otros estados por los insumos.

Sin embargo, para poder cumplir con los tiempos establecidos y poder distribuir la vacuna, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) tiene que aprobar el uso de emergencia de las vacunas que se están desarrollando.

Por su parte, el Centro de Prevención y Control Enfermedades manifestó su deseo de que los estados estén listos para octubre con la vacuna. Por esta razón pidieron a los gobernadores y a las autoridades locales que agilicen todo lo relacionado a licencias y permisos que permitan que la distribución se pueda realizar sin contratiempos.

Junto con California, Minnesota, Dakota del Norte y Pensilvania, la Florida fue escogida para crear programas pilotos de distribución. Si el modelo es exitoso será replicado en todo Estados Unidos. No obstante, uno de los principales asesores científicos de la Casa Blanca puso en duda de que la vacuna esté lista para finales de octubre, informo El Nuevo Herald.

“Hay una probabilidad muy baja de que los ensayos que se están realizando tengan resultados antes de finales de octubre, es muy poco probable, aunque no imposible”, dijo Moncef Slaoui, asesor científico de Trump, en una entrevista con NPR.

Consultado por El Nuevo Herald, Peter Pitts, presidente del Center for Medicine in the Public Interest y ex funcionario de FDA, advirtió que uno de los mayores problemas que enfrentarán los estados para distribuir la vacuna es el escepticismo del público. “Tener una vacuna que nadie usa es un fracaso”, dijo.

Según un encuesta realizada, un 78% de los estadounidenses creen que el proceso de fabricación de las vacunas es impulsado más por la política que por la ciencia.

Las vacunas de Moderna y Pfizer, que son dos de las seis que están financiadas por el gobierno de Trump, están en la fase III de ensayos clínicos. Su distribución requiere de condiciones de transporte y almacenamiento a muy baja temperatura.

En Florida son limitadas las instalaciones que pueden almacenar las vacunas a temperaturas bajas, y éstas una vez son descongeladas deben usarse en uno o dos días.

“No se está discutiendo la logística, un gran problema, entre los que no menos importante es el almacenamiento en frío”, dijo Pitts. “No es como si llegara una gran caja de píldoras y las pusieras en un estante. Las vacunas requieren un cuidado especial. Tienen que ser enviadas de diferentes maneras y tienen que ser almacenadas de diferentes maneras. La pregunta es: ¿Está la infraestructura preparada para eso?”

Luego de que se resuelva el asunto del almacenamiento y distribución, el estado deberá decidir quiénes serán los primero en recibir la vacuna. El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, dijo esta semana que “si hay una vacuna segura y eficaz, creo que la población más vulnerable debería tener prioridad”. DeSantis considera que la prioridad está en las personas mayores de 65 años y las que tienen enfermedades crónicas.

Por su parte, los expertos recomiendan que, además de los ancianos y de las personas con enfermedades, las primeras dosis también deben aplicarse a los trabajadores de la salud, a los trabajadores esenciales, a los empleados de seguridad nacional y a las minorías, que según estadísticas están más expuestas al virus.

Los expertos también recuerdan que la aplicación de la vacuna debe ser voluntaria, y en ningún caso a la persona se la debe obligar. Por tal motivo, enfatizan en la importancia de informar sobre todo lo concerniente al coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *