Joven sospechosa de coronavirus narra su experiencia

Joven sospechosa de coronavirus narra su experiencia

Santo Domingo.- La joven Yerenna Álvarez narró su experiencia de aislamiento mientras era sospechosa del coronavirus tras regresar al país con síntomas gripales de un lugar donde hay casos de COVID-19.

A través de su cuenta de Twitter, Álvarez cuenta paso a paso lo que vivió desde que presentó síntomas gripales y fiebres el pasado jueves.

Explicó que tras ser embargada por la duda decidió acudir donde su neumólogo en un centro de salud de la Capital para evaluar su estado de salud.

Indicó que luego de explicar sus sospechas al personal médico en consulta fue activado por las autoridades el protocolo de manejo al coronavirus (COVID-19).

Asimismo, dijo que fue evaluada y cuestionada sobre sus síntomas, ruta de viaje y personas con las que se mantuvo en contacto a su llegada al país.

Posteriormente, la joven fue enviada a su casa bajo una serie de recomendaciones e instrucciones a seguir hasta comprobar si estaba contagiada del virus.

«Me indican esperar en casa por una brigada de epidemiología que estará yendo a tomarme la muestra para la prueba del coronavirus. La dra. Me higieniza las manos, me otorga guantes y mascarilla y me manda a mi casa», acotó.

Desde el viernes hasta el momento se mantuvo interna en su habitación consumiendo alimentos para aumentar sus defensas, así como medicamentos para controlar los síntomas, entre ellos la fiebre.

«Persiste la fiebre, dolor de garganta y tos muy ocasional. Ya es sábado y me convierto en un fantasma en mi propia casa. No puedo dejar que mi hija me vea ni sepa que estoy aquí porque de inmediato quiere verme y abrazarme. Esto es peor que el malestar del virus», posteó la joven.

Sostuvo que las autoridades le dieron constante seguimiento vía telefónica y el personal médico asistió a su casa con toda las precauciones para tomar muestras para la prueba del coronavirus.

Álvarez manifestó que este domingo la doctora encargada de su caso le comunicó que dio negativo al COVID- 19 y positivo al virus de la influenza H1N1.

«Nuestro Ministerio de Salud a través de la Dirección de Epidemiología está haciendo un gran trabajo en la detección rápida y seguimiento continuo de los casos sospechosos. En todo momento me sentí acompañada, cuidada e informada de la situación», indicó exhortando a sus contactos a vacunarse, lavarse las manos, consultar su médico y huir en caso de observación.

El ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cardenas, confirmó otros tres casos de pacientes positivos a coronavirus, con la que aumenta a cinco la cifra de personas afectadas en el país.

Se trata de tres dominicanos, dos mujeres y un niño de 12 años de edad que adquirieron el virus mientras supuestamente se encontraban en Italia.

El ministro la mujer indicó que la mujer afectada en San Francisco se escapó del centro de Salud donde estaba aislada, pero ya fue localizada en Villa Rivas donde reside sola.

Sin embargo, la señora Oraida Herrera Díaz, quien arrojó positivo a la prueba de Coronavirus negó que esté contagiada con dicha enfermedad como afirmó esta mañana el Ministerio de Salud Pública.

Compartimos con ustedes los tuits íntegros de @Yerenna

Pues les cuento que desde el viernes hasta hoy he estado confinada a mi habitación en vigilancia epidemiológica por COVID-19.

El miércoles en la noche llegué de viaje y el jueves presenté sintomas gripales y fiebre. Dado que regreso de un territorio con casos de COVID-19, decido ir a mi neumólogo el viernes en la mañana a chequearme.

Tan pronto le cuento a la doctora que me pasa y de donde vengo, activa inmediatamente el protocolo. Saca a todos los pacientes de consulta de la sala de espera. Me indica que no hable, me pasa una mascarilla N-95 y ella se arma con su traje de seguridad. Me sentí en una película.

Mientras van rociando desinfectante en toda la sala y consultorio, hacen levantamiento de todas la personas que estuvieron en espera conmigo y les indican que avisen si presentan algún síntoma.

La dra me ausculta. Gracias a Dios mis pulmones están bien. Me pregunta si estoy asustada y le digo que no. Que cualquier cosa la mortalidad es baja. Nos reímos.

Procede a llamar a la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública. Me entrevistan, indagan mis síntomas, mi ruta de viaje, con quien he tenido contacto, si alguien ha tosido cerca de mí y un millón de preguntas necesarias mas.

Me indican que debo ir a mi casa de inmediato y permanecer en total aislamiento. En una habitación con baño de uso exclusivo y a 2 metros de distancia de cualquier persona con quien viva.

Me indican esperar en casa por una brigada de epidemiología que estará yendo a tomarme la muestra para la prueba del coronavirus. La dra. Me higieniza las manos, me otorga guantes y mascarilla y me manda a mi casa.

Me instruye a no tocarme la cara y volver a higienizarme tan pronto llegue a mi casa. Cuando llego a mi casa, rocio Lysol en el carro, y paso wipes desinfectante al guía, las puertas y manubrios. Inicio aislamiento.

En casa me vuelven a llamar de epidemiología para nuevamente entrevistarme y me asignan una línea de atención 24/7 a quien mantengo al tanto cada vez que se presenta algún síntoma. No sólo esperan que yo reporte sino que me dan seguimiento constante. Ya es la tarde del viernes.

Me indican descansar, tomar líquidos, paracetamol para la fiebre y alimentos que me ayuden a recuperar las defensas. Mami se lleva todo el berro y rábano que encuentra en Bravo y lo trae a mi casa para que me lo coma crudo. Wacala.

Persiste la fiebre, dolor de garganta y tos muy ocasional. Ya es sábado y me convierto en un fantasma en mi propia casa. No puedo dejar que mi hija me vea ni sepa que estoy aquí porque de inmediato quiere verme y abrazarme. Esto es peor que el malestar del virus.

El sábado en la tarde llega la brigada epidemiológica con la Dra. más dulce del mundo. Entra a mi habitación vestida para la guerra, me mete un hisopo en la nariz y aísla la muestra. Todo dura 1 minuto.
Debo llamar al teléfono de mi casa para conversar con la doctora que está en la sala mientras yo sigo encerrada en mi habitación. Otra vez las preguntas de mi ruta de viaje, con quien he tenido contacto y mis síntomas.
Se va la brigada y vuelve a contactarme la Dra. asignada a mi caso y que me ha dado constante seguimiento para ver como sigo. Igual. Agrégale la ansiedad de esperar un resultado y no saber cuando volveré a ver a mi hija a quien mi mamá se ha llevado a su casa por precaución.
Ya no encuentro que ver en Netflix. Me duele el cuerpo de estar acostada. La fiebre va y viene. Es de noche y me voy a dormir.
9 a.m. del domingo 8 de marzo. Suena el teléfono y me despierta la doctora asignada a mi caso. Ya tiene los resultados. Negativo por COVID-19. Positivo por influenza H1N1. Aleluya! (Más o menos).
La influenza es peor que el coronavirus, pero es menos contagiosa. Al menos puedo salir d cuarentena. Epidemiología llama a mi neumólogo, se comunican conmigo y me instruyen a ir mañana a consulta para iniciar tratamiento. Me indican seguir subiendo las defensas con alimentos y vitaminas.

Aprendizajes: nuestro Ministerio de Salud a través de la Dirección de Epidemiología está haciendo un gran trabajo en la detección rápida y seguimiento continuo de los casos sospechosos. En todo momento me sentí acompañada, cuidada e informada de la situación.

Estamos otorgando diagnósticos mucho más rápido que otros países. En menos de 24hrs ya yo tenía mis resultados. En otros lugares las pruebas tardan mucho más. El temociclador gestionado por el @MEMRD ha sido clave para esto.

Pero lo más importante: 1) VACUNESE! Cada septiembre inicia la temporada de vacunación para gripe e influenza. Haga de esto un hábito y evítese el susto.

2) LÁVESE LAS MANOS! la higienización constante, cubrirse al toser o estornudar, mantenerse a un metro de distancia y no tocarse la cara serán claves en contener el coronavirus y cualquier otra infección viral.

Dejemos la especulación y confiemos en los organismos oficiales. Ante cualquier síntoma consulte a su médico y no salga huyendo si lo ponen en observación.

PUES LES CUENTO QUE DESDE EL VIERNES HASTA HOY HE ESTADO CONFINADA A MI HABITACIÓN EN VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA POR COVID-19.

🧵

— YERENNA ALVAREZ (@YERENNA) MARCH 8, 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *