La muerte de dos mapuches tras un operativo policial en Chile aviva las tensiones durante el estado de excepción: «Arderá lo que tenga que arder»

La muerte de dos mapuches tras un operativo policial en Chile aviva las tensiones durante el estado de excepción: «Arderá lo que tenga que arder»

Los incidentes se produjeron en la comuna de Cañete, Región del Biobío, una zona militarizada.

El Gobierno de Chile confirmó que dos mapuches murieron tras una serie de enfrentamientos con las fuerzas de seguridad producida este miércoles por la tarde (horario local) en la comuna de Cañete, provincia de Arauco, Región del Biobío. Se trata de una zona donde actualmente rige un estado de excepción y militarización, cuya medida es repudiada por las comunidades indígenas en conflicto. 

Los incidentes ocurrieron en la ruta P-72, unos 630 kilómetros al sur de la capital. Aunque no hay muchas precisiones sobre lo ocurrido en aquella jornada, que también tuvo tres personas heridas, el Ejecutivo señala que un grupo de encapuchados cortó la carretera. Según Aukin, un portal de noticias mapuches, allí se producía una protesta en contra del despliegue militar.

Relato oficial

La versión de la Armada es que al menos 15 sujetos habrían derrribado una parada de autobús y planeaban incendiarla, al mismo tiempo que se armaba una barricada sobre el asfalto. Mientras sucedían los hechos, el medio local Bío Bío informó que los enfrentamientos se habrían producido tras la detención de un individuo por parte de Carabineros, presuntamente, por trasladarse en un vehículo robado, que llevaba armamento. 

El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, contó públicamente el relato oficial. Sostuvo que los disturbios se produjeron en dos momentos diferenciados, uno cerca de las 14 y otro casi a las 18. En la primera oportunidad, Carabineros se acercó a la escena en un vehículo blindado, que habría sido respondido «con armas de fuego». Frente a ello, los efectivos arrojaron «medios disuasivos no letales», como gases lacrimógenos. En un video de un medio afín a la causa indígena, puede verse a los protestantes rodeando al automóvil, con palos y piedras, expulsando a las autoridades del lugar. 

El jefe de la Defensa Nacional en las provincias de Arauco y Biobío, Jorge Parga, indicó que cuando la Infantería de Marina llegó al sitio, los mapuches se refugiaron en una zona boscosa, para luego emboscar a los efectivos de la Policía y la Armada. «Estos últimos procedieron a repeler con munición no letal y tiros de escopeta», dijo el almirante. Luego, Parga sostuvo que los manifestantes empezaron a disparar, y las fuerzas de seguridad también, produciéndose una balacera. Sin embargo, un testigo negó esto y afirmó que los efectivos dispararon «a quemaropa», de forma sorpresiva. A las 17:30, la Armada habría recibido la información de que ingresaron dos personas heridas a centros de salud.

En el segundo episodio, desarrollado en un sector cercano, una patrulla de la Armada también habría sido atacada por desconocidos con «armas de grueso calibre», dijo Delgado. Frente a ello, los uniformados usaron «las armas de servicio». En ese momento, se tomaron dos detenidos, de 15 y 21 años, que según el ministro del Interior estaban fuertemente armados.

Qué se sabe sobre los fallecidos

Por la noche, el ministro confirmó que los individuos que habían ingresado a los sanatorios con impacto de bala, murieron. Sobre ello, dijo que todavía no estaba claro si resultaron heridos en el primer indicidente o en el segundo. Por su parte, la Armada más tarde señaló que todavía no se puede confirmar que los fallecidos hayan participado de los disturbios. Sin embargo, la propia fuerza está implicada en el caso, que requerirá acciones de la Justicia penal. 

Por su parte, la Fiscalía del Biobío sostuvo que al menos uno de ellos ya había ingresado fallecido al Centro de Salud Familiar de Cañete, mientras que el otro perdió la vida cuando era trasladado a un hospital en la Región de La Auracanía, algo que deberá ser corroborado por las autopsias. Ambos cadáveres fueron trasladados al Servicio Médico Legal para realizar las necropsias, mientras que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) podrá observar los exámenes forenses de los fiscales.

Sobre la identidad de los difuntos, el Gobierno y las autoridades judiciales no dieron información. Desde los medios de comunicación comunitarios, afirman que uno de los muertos era un comunero de 23 años, llamado Yordan Llempi Machacan. Sin embargo, Werken Noticias desmintió el segundo deceso: «Claudio Iván Porma Leviqueo está grave, a la espera de operación, en el hospital de Temuco», habría dicho un hijo del individuo. 

La guerrilla mapuche promete expulsar a los militares

Tras los incidentes en la carretera, el vocero de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), Héctor Llatul, llamó a organizar la autodefensa mapuche, reforzando el sabotaje al capital y el control del territorio: «Arderá lo que deba arder», expresó.  

Por su parte, la organización guerrillera indígena Weichán Auka Mapu publicó un video donde se ve a decenas de personas exhibiendo un imponente armamento en una zona selvática. Allí, un vocero de la agrupación lee un duro comunicado repudiando el estado de excepción, afirmando que «responde a los intereses económicos en el territorio». Para este grupo, se trata «del poder real detrás de la clase política», en un contexto en que «la resistencia mapuche ha obligado a las forestales, latifundistas, hidroeléctricas y otras expresiones capitalistas a abandonar el territorio».

En la segunda parte de la grabación, el portavoz dice que «la ultra derecha golpista» y la «centro izquierda servil y amarilla» se ponen al servicio «de los reales dueños de Chile». Con un tono más agresivo, tildan a los militares y policías de «perros guardianes de los ricos», instándolos a dejar el territorio. También reivindican las acciones de sabotaje y concluyen la grabación disparando sus armas al cielo. 

Piñera busca extender el estado de excepción por tercera vez

El presidente, Sebastián Piñera, declaró el estado de excepción en la Macrozona Sur a mediados de octubre por un período inicial de 15 días. Esta medida de emergencia ya se prorrogó en dos oportunidades, y el 11 de noviembre será la fecha tope. 

Frente a este escenario de reiterados disturbios, el mandatario anunció este martes que enviará al Congreso la solicitud para volver a externder el plazo y garantizar que los uniformados sigan controlando las provincias de Biobío y Arauco (Región del Biobío), junto a Malleco y Cautín (Región de La Araucanía). En su anuncio, Piñera dijo que «devolver paz y seguridad a familias debe comprometer a todos».

Ahora, los uniformados controlan los accesos de entrada y salida, además de la circulación en cada jurisdicción. También se encargan de autorizar reuniones públicas y de aplicar medidas que crean necesarias para establecer el orden. Para ello, se movilizaron a cientos de efectivos y equipamiento militar, incluyendo helicópteros, carros blindados y otros vehículos militares. 

Con este marco, donde el diálogo parece cada día más lejano, los protagonistas del problema territorial permiten presuponer que el conflicto irá en aumento. 

Leandro Lutzky

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *