…Peor aun

…Peor aun

Es malo prometer como PRM las tres causales y defender los derechos de las mujeres para luego no cumplir.
También lo es candidatearse para diputada para ir a la Superintendencia de Seguros, traspasar la diputación al hijo y defender a la nuera que está siendo investigada por enriquecimiento ilícito.
Es malísimo modificar una ley para nombrar un abogado partidario de las Alianzas Público Privado en un cargo propio para ingeniero hidráulico.
Es indefendible que ejerza como administrador del Banco de Reservas un conocido cómplice de los Supertucano, solo por haber sido el jefe de los recolectores de dinero para la campaña electoral del Presidente.
No tiene madre la publicidad pagada para promoción de la Dirección de Aduanas, Contraloría General de la República, Autoridad Portuaria, Presidencia y otras instituciones del Estado que no tienen nada que ofertar al mercado.
Es acogerse al tráfico de influencia, aceptar vender acciones y propiedades del Estado, siendo miembro del grupo económico más poderoso del país interesado en comprarlas.
Es fuerte que el abogado defensor de “El Fantasma”, beneficiario de las ventas de Antena Latina, sea el ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
Es terrible lo de la Belfond y Acero Estrella (Acero/Acero) en Barahona y Barrick en los Siete Picos de Yamasá.
Es vergonzoso lo del Gobierno y las vacunas, sobre todo aquello de orinar en la vasija china para luego beber en ella; cuando los vietnamitas recomendaron “nunca mear en el recipiente que ha de beber”. Es estúpido el lacayismo frente a un imperio senil y decadente como EE. UU.
Todo eso es malo, malísimo, indefendible, denunciable, repudiable, vergonzoso, terrible, estúpido…Pero no es que Pacheco, Josefa, los diputados “cristianos”, Pereyra, Orlandito, Manuel Estrella, el Canciller… sean los más malos de esta película tipo “clavo”. Es peor quien los/as nombra, los protege y le abre cancha en Ministerios y Superintendencias.
Los supera, quien aconsejado por asesores mercadológicos y expertos en marrullas, proclama sin rubor que está con las “causales”, al tiempo de colar soterradamente la carnada tramposa de la “ley especial” y luego la idea del “referéndum”, maniobra contra derechos fundamentales inalienables. ¡Orlando los maldice a todos!
Es aún peor, quien luego de comprometer en campaña el apoyo del PRM a las tres causales, declara “personal” su convicción sobre el aborto y anuncia la imposibilidad de “imponérsela a los demás; aunque no fue así cuando pactó con Leonel lo del Consejo de la Magistratura, ni cuando le hicieron la ley a la medida a W. Arnaud. Hay disciplina, para justicia no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *