18 mujeres denuncian al productor de cine brasileño Gustavo Beck por abuso sexual

18 mujeres denuncian al productor de cine brasileño Gustavo Beck por abuso sexual

El tema cobró fuerza el pasado 13 de mayo, cuando una de las víctimas, Cat de Almeida, relató la «agresión sexual, machismo y opresión» que habría vivido a manos de Beck.

El productor de cine brasileño y curador de festivales internacionales, Gustavo Beck, fue acusado de violencia sexual, física o psicológica contra 18 mujeres provenientes de seis países, quienes relataron su experiencia al medio The Intercept.

El tema cobró fuerza el pasado 13 de mayo, después que una de las víctimas, Cat de Almeida, relatara en su cuenta de Facebook, haber sido víctima de «agresión sexual, machismo y opresión» a manos de Beck en el año 2017, en la ciudad de Buenos Aires.

«Me agarró del pelo y me dio un mordisco en la nuca. Me acerqué a la puerta, me bloqueó el paso y me empujó. Luego me bajó los pantalones y los suyos», escribió la actriz, quien afirmó que logró escapar del lugar.

Tras la revelación, varias mujeres se animaron a contar sus historias. Una de ellas es la asistente de producción ejecutiva, Denise Fait, quien aseguró que Beck se aprovechó de ella tras compartir en una fiesta durante el festival brasileño Olhar de Cinema, en el 2015.

«No fue forzado, pero yo estaba borracha», dijo Fait, al tiempo que agregó sentir miedo ante el «salvajismo innecesario» de Beck. «Recuerdo que me mordía mucho, sobre todo el trasero, y me dolía. Ciertamente, si le hubiera dicho ‘no’ dentro de esa habitación, habría sido aún más violento».

Por su parte, la cineasta brasileña Thais Prado afirma que tuvo que empujar a Beck y salir corriendo de un espacio reservado durante una fiesta en Berlín, en 2016, tras negarse a consumir las drogas que él le ofrecía. «Fue entonces cuando me empujó contra la pared y empezó a besarme», dijo.

La fiscal Gabriela Manssur estudió los 18 relatos enviados por las víctimas y consideró que «hay siete casos que pueden constituir violación o intento de violación, cuatro posibles situaciones de acoso sexual, un caso de agresión física, y dos de violencia psicológica».

No obstante, en una carta enviada a Intercept, Beck negó los cargos. El cineasta, considerado un referente latinoamericano en eventos internacionales, actualmente vive en Portugal y hasta el año pasado trabajó como programador invitado en el Festival Internacional de Cine de Rotterdam, en Holanda.

También se desempeñó como curador en los festivales de Viennale en Austria y Bafici en Argentina. Asimismo, formó parte del comité de selección de este año de IndieLisboa de Portugal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *