300 poetas, una voz

José Mármol

Desde 1999, y por decisión de la Trigésima Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco), celebrada en París, se celebra el Día Mundial de la Poesía.

En el calendario, corresponde al 21 de marzo de cada año, que cuando no da en el mismo centro, al menos roza con la llegada de la primavera.

Se reconoce de esta forma la relevancia de un género artístico inherente a todas las culturas y todas las lenguas.

El pasado día 21, la República Dominicana se convirtió en centro mundial de la expresión poética y su efeméride, cuando por iniciativa de los destacados poetas, catedráticos y promotores culturales Fernando Cabrera, radicado en Santiago de los Caballeros, y Rei Berroa, establecido en Washington, DC, desde los eventos que realizan cada año, el primero, el Festival Arte Vivo, y el segundo, el Maratón de Poesía Teatro de la Luna, convocaron a no menos de 300 poetas de los cinco continentes y de un enorme mosaico de lenguas, para leer poesía durante 24 horas continuas, con recitales en directo y mediante lecturas grabadas, colmando de luz y de esperanza el ámbito online a través de varias plataformas digitales que operaron en redes sociales como Facebook, Instagram y canales de Youtube.

Se trató, sin lugar a dudas, de un acontecimiento sin precedentes en la literatura y la cultura de nuestro país y de buena parte del mundo. Ambos líderes del maratón poético recibieron apoyo logístico y técnico de equipos profesionales de las altas casas de estudios donde laboran, a saber, la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) y George Mason University, así como de entidades nacionales e internacionales como la Sociedad de Escritores de las Naciones Unidas, la Academia Española de la Lengua y la Academia Dominicana de la Lengua, además de festivales, encuentros y movimientos poéticos y artísticos a escala global.

Esas 300 voces tuvieron durante 24 horas un clamor común: la denuncia de la salvaje agresión rusa a Ucrania y el rechazo del crimen contra la humanidad que con bombardeos contra civiles Putin, el ogro retrotópico, y su ejército regular están cometiendo, en deliberada amenaza de la civilización y la paz mundial. Preservar una cultura de paz y salvar la Tierra fueron los lemas que guiaron las lecturas y declaratorias de poetas, ensayistas, narradores y críticos de cine participantes.

Voces que elevaron sus versos desde lugares tan heterogéneos como Nueva Zelanda, China, Indonesia, Bangladesh, Líbano, Egipto, Argelia, Marruecos, Francia, España, Hungría, Rumanía, Ucrania, Bulgaria, Portugal, Grecia, Reino Unido, Italia, Bélgica, Estados Unidos, Puerto Rico, Argentina, Costa Rica, Panamá, Cuba, México, Chile, Colombia, Jamaica, Ecuador y República Dominicana, entre otros, reafirmaron el compromiso de la poesía con los más encumbrados valores humanísticos y con la aspiración de las mentes y espíritus más sensatos del globo terráqueo, inclinados a construir un futuro de bienestar, dignidad, democracia y paz para todos los pueblos del mundo.

Que esta nueva criatura, el Festival del Día Mundial de la Poesía, nacida en nuestra media isla, signifique una conquista que, con el Festival Arte Vivo y el Maratón de Poesía Teatro de la Luna, unidos a los cultivadores de la palabra de aquí y allende los mares, se enclave en el propósito ulterior del Día Mundial de la Poesía, cada 21 de marzo, con la primavera en nuestras manos, para mantener vivo el canto de la esperanza en un mundo mejor, contrario a las atrocidades y la barbarie, y que exalte, preserve la riqueza y singularidad de cada una de las lenguas que dan sentido a la vida y al mundo.
Enhorabuena, hermanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.