A un día de histórica cumbre: Las claves para entender el encuentro entre las Coreas

A un día de histórica cumbre: Las claves para entender el encuentro entre las Coreas

Hace 11 años que no se realiza una reunión bilateral. Negociaciones fallidas, acercamientos e importantes anuncios marcan el contexto en que se desarrollará esta histórica cita.

SANTIAGO.- Los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur, Kim Jong-un y Moon Jae-in, respectivamente, se encontrarán mañana frente a frente en un escenario marcado por siete décadas de confrontación entre ambos países y 25 años de negociaciones fallidas, en una cita ya catalogada por la comunidad internacional como «histórica». La cumbre de este viernes tiene por objetivo fijar un escenario de diálogo entre las partes sobre la «desnuclearización» de la península.

Los encuentros entre el Norte y el Sur han sido pocos, por lo que la cumbre podría marcar un hito en la relación diplomática. Los dirigentes se encontrarán en Panmunjom, zona desmilitarizada ubicada en la frontera, específicamente en la «La Casa de la Paz» que se ubica en la parte de Corea del Sur, por lo que Kim Jong-un será el primer dirigente del norte en pisar suelo surcoreano desde que inició la guerra.

Se trata, sin dudas, de un evento que tendrá la atención de todo el mundo, y acá te mostramos las claves de esta reunión. Encuentros en el pasado Esta es la tercera reunión bilateral entre Seúl y Pyongyang. La última se realizó en agosto de 2007. Ese encuentro tuvo por objetivo mejorar las relaciones entre los dos estados y surgió luego de que Corea del Norte desmantelara su programa nuclear.

Pero el deshielo no duró mucho. En 2009, Kim Jong-il, ex líder y padre de Kim Jong-un, decidió romper las negociaciones con Corea del Sur, China, Rusia, Estados Unidos y Japón. Este quiebre en las relaciones fue seguido por un segundo ensayo nuclear subterráneo. El primero fue en 2006 tras finalizar el aplazamiento de pruebas de misiles que tenía acordado con Estados Unidos. Juegos Olímpicos: El inicio del acercamiento A 10 años de la última reunión bilateral, 2017 fue un año marcado por un tenso ambiente en la península.

Las continuas pruebas de armas norcoreanas no fueron bien recibidas por Seúl. Por lo mismo, fue una sorpresa cuando Kim Jong-un en su discurso de Año Nuevo anunciara que enviaría una delegación a los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang (Corea del Sur) a realizarse en febrero.

Un importante gesto diplomático, además, fue que Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano, asistiera a la inauguración de la cita deportiva. Es la primera miembro de la dinastía Kim que pisa territorio surcoreano tras la guerra civil.

También, a raíz de este acercamiento, hubo una reunión en la zona fronteriza entre comitivas de ambos países, que tuvo el foco en la participación de Corea del Norte en los Juegos. Pese a estas acciones, Kim Jong-un señaló en su discurso que la desnuclearización de su país seguía sin ser por el momento negociable y que el régimen «continuará optando por el desarrollo de su programa armamentístico con el objetivo de disuadir a EE.UU. de intervenir en su territorio». Igualmente, en marzo confirmó que se concretaría la cumbre con el actual presidente surcoreano, Moon Jae-in. Los preparativos para la cumbre Los días previos han estado marcados principalmente por el anuncio de Kim Jong-un de paralizar su actividad nuclear.

Pese a la negativa durante meses de detener sus acciones, el sábado pasado anunció el cese de los ensayos nucleares y balísticos, así como el cierre de instalaciones de pruebas atómicas. Mientras tanto, Corea del Sur paralizó la propaganda que emite mensajes contra los soldados norcoreanos desplegados en la frontera. Según un comunicado del Ministerio de Defensa, esta medida busca «reducir las tensiones y crear un clima de paz».

Se dio a conocer que recibirán a la delegación norcoreana con una cena cargada de simbolismos y platos significativos. También los anfitriones se han preocupado de la decoración y las sillas de la reunión tendrán una imagen de la península. Sin embargo, el encuentro genera desconfianza en algunos ciudadanos surcoreanos. Un 70% apoya la celebración de la cumbre, pero el 46% manifiesta desconfiar de las verdaderas intenciones del Norte, según una encuesta realizada a mediados de marzo por la empresa local de sondeos RealMeter. Antesala al encuentro de Trump y Kim Luego de la cumbre, se avecina una reunión entre el Presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano para tratar el programa nuclear. Aún no se conoce dónde será y en qué fecha, pero se ha confirmado que se realizará entre fines de mayo y principios de junio.

Es por eso que el líder norteamericano ha seguido atentamente todos los preparativos de la cita entre las dos Coreas, sabiendo que esa será la antesala de su inédito encuentro con Kim, a quien catalogó como alguien «honorable», pese a que meses atrás se había referido a él como un «lunático». Ante eso, el gobierno de Seúl afirmó que el Presidente Moon informará por teléfono a Trump inmediatamente después del encuentro y prometió una «estrecha coordinación» con Estados Unidos, en vista del posible inicio de una nueva etapa en la que nadie sabe qué puede pasar, pero que mantiene a todos expectantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *