Abinader: Los peligros de la democracia de audiencia

Abinader: Los peligros de la democracia de audiencia

Ángel Lockward
SANTO DOMINGO, RD.- A Pocos días de iniciada la presente Administración, ante el rechazo general, el Gobierno dio reversa a los impuestos incluidos en la nueva Ley General de Gastos Públicos, poco después, la Ministra de la Juventud, sin haber cobrado un sueldo, se vio obligada a renunciar por problemas en su declaración de bienes –que sin haber tenido una amnistía fiscal podrían imputarle al 90% del Gabinete- y ahora, en las redes se pide la renuncia de Peña Guaba, por errores administrativos; la presión en las redes empieza a cuestionarlo todo, muchas veces sin razones de peso: Eso es porque esta gestión eligió dirigir el país a través de una democracia de audiencia, como la desarrolló Bernan Mannin a finales del siglo pasado.

La democracia liberal –representativa– basada en prácticas electorales ampliadas a todos y contentiva de ciertos paradigmas fue definida por Robert Dhall como una Poliarquía en 1968, ésta sufrió mutaciones a partir de la caída del Muro de Berlín de la desintegración de la URSS, procesos acelerados por el fenómeno de la globalización que conectó al mundo en tiempo real creando una significativa interdependencia que dio paso a la revolución informática sin ningún filtro o control.

Los partidos políticos instituciones creadores de voluntad popular –y puentes de reivindicaciones junto a los sindicatos, las denominadas “fuerzas vivas” que no eran más que grupos de presión y las Ongs-, quedaron afectados además por malos manejos, entraron en crisis.

En RD no hemos sido la excepción, el PRSC colapsó a partir del 2002, el PRD en el 2012 -los dos partidos más viejos e importantes se convirtieron en irrelevantes-, proceso que inició en el 2019 el PLD. Los partidos de notables, protagonistas de más de más de 70 años de historia ya no existen, gobierna el PRM una organización sin historia en que las otrora altas figuras de la organización que le dio origen son de segunda y tercera línea.

En RD no hemos sido la excepción, el PRSC colapsó a partir del 2002, el PRD en el 2012 -los dos partidos más viejos e importantes se convirtieron en irrelevantes-, proceso que inició en el 2019 el PLD. Los partidos de notables, protagonistas de más de más de 70 años de historia ya no existen, gobierna el PRM una organización sin historia en que las otrora altas figuras de la organización que le dio origen son de segunda y tercera línea.

Sin solidaridad interna y, con un hombre joven, con buenas intenciones, se inicia la primera gestión de nuestra historia que corresponde a una democracia de opinión pública a través de la red, que decide en base a ella, al margen de sus veleidades y frivolidades: Recientemente falleció en una cirugía para levantar las nalgas en Colombia la mexicana, Joselyn Cano, quien a base de subir fotos semidesnuda y sin haber incluido una sola oración sobre la patria, la economía, la seguridad social o sobre cualquier ámbito de la vida republicana, tenía 12 millones de seguidores.

El mismo Presidente Abinader – hace poco- luego de reunirse con los directores de medios tradicionales, sostuvo un ameno encuentro con los “influencers”, que hoy son los propaladores de información más dinámicos en la red: Cuando un periódico, luego de revisar la veracidad de una información la publica, ésta ha dado la vuelta al mundo en la red a donde la sube cualquier persona, sin ninguna responsabilidad penal o civil, sin ninguna verificación de autenticidad.

En el marco de esa nueva realidad el Gobierno inició las actuaciones de persecución criminal en contra de ex funcionarios y familiares por supuestos hechos de corrupción: La red es un “tribunal del pueblo que condena por aclamación” séase culpable o inocente, por esa genera un justificado temor en todos, pues en ella hay gente bien intencionada, simples antisistemas, locos y chantajistas y, la voz de todos se une desde las gradas pidiendo la pena de muerte, aunque esta sea moral y civil, ejerciendo sobre la Justicia formal una notable presión.

Cierto que los primeros condenados son los adversarios cuyo mal comportamiento los coloca en la mira como objeto de la ira pública, es dable pensar que puede obtenerse como beneficio que, los propios, los que hoy ocupan funciones se sientan intimidados y eso los lleve a un mejor comportamiento: Pero ese temor también puede conducir a muchos a una parálisis pues en el Estado cualquier decisión afecta intereses y complacer a todos, es imposible.

El Presidente va por los caminos de la República ordenando cuestiones vitales para el país: Muchas están dando vueltas sobre el escritorio porque los funcionarios temen tomar disposiciones administrativas, unos por miedo y otros por incompetencia.

Si la renunciada Kimberly, sin haber firmado un libramiento u oficio dejó el Gobierno por cuestionamientos a situaciones previas a su designación y, ha sido colocado en el ojo del huracán Peña Guaba por hacer lo que desde hace semanas se venía pidiendo, aunque errara en el procedimiento y, a ninguno, ni sus compañeros los defendieron… el temor a la red paraliza a la Administración, que esta enredada en su propia soga, secuestrada sin saber de quién.

Igual a como se hizo en “fase” el Estado dispuso ayudar a los músicos es una asistencia y, el error no está en donde indica Contrataciones, sino en el hecho de que se entregó a los directores y no directamente a los músicos como debió ser; los funcionarios no pueden delegar sus atribuciones y responsabilidades.

La labor de los funcionarios públicos en un Estado Social y Democrático de Derechos la ciudadanía puede y debe controlarla; se controla, conforme dicta la Constitución en su artículo 139 a través de los tribunales, dejarla a la red ha sido un error que afectará sensiblemente las ejecutorias del Gobierno: Es más fácil subir un chisme que apoderar al tribunal de una instancia.

La Democracia en un Estado como el definido en el artículo 7 de la Constitución tiene sus instituciones y contempla los medios para controlarlas, a ellas y a sus agentes: Ojalá que el 2021, traiga ánimos renovados para que el Presidente Abinader nos conduzca por sus caminos y, aleje al país de gritos y tumultos que provocan injusticias e inestabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *