Abogado de Assange en Ecuador: «Aún hay otros elementos que el Tribunal Supremo de Gran Bretaña tiene que revisar»

Abogado de Assange en Ecuador: «Aún hay otros elementos que el Tribunal Supremo de Gran Bretaña tiene que revisar»

El Tribunal Superior de Justicia de Londres aprobó este viernes la extradición a EE.UU. del fundador de Wikileaks.

Este viernes, el Tribunal Superior de Justicia de Londres aceptó la apelación de Washington y aprobó la extradición de Julian Assange a EE.UU., en donde se enfrentaría a hasta 175 años de prisión acusado de haber revelado abusos del Ejército estadounidense en Afganistán e Irak.

En este marco, RT habló con uno de los abogados del fundador de WikiLeaks en Ecuador, Carlos Poveda, quien aseguró que «no hay certeza de extradición», ya que todavía «hay muchos puntos que debatir» y «otros elementos que el Tribunal Supremo de Gran Bretaña tiene que revisar». 

Asimismo, mencionó que «los elementos que planteó la defensa británica aún deben ser analizados y resueltos por una instancia suprema».

Además, cree que la decisión judicial se ha «establecido de forma lacónica» sobre las garantías que EE.UU. ofreció para que Assange «tenga un juicio justo y se garantice también su integridad física y psicológica», señalando que existen precedentes en los que estas garantías no se cumplieron, como en el caso del español David Mendoza.

Poveda resaltó la importancia de «proseguir luchando por la libertad» de Assange y denunció lo injusto de que se le siga manteniendo encarcelado «cuando no existe un tipo de delito o condena pendiente».

Además, el abogado advirtió que la salud de Assange se sigue deteriorando, «en una situación deplorable (…) prácticamente de privación de libertad ya durante aproximadamente unos 10-11 años», un problema que se sigue agravando.

Assange, de 49 años, está acusado en EE.UU. por la publicación de cientos de miles de páginas de documentos militares secretos y de cables diplomáticos confidenciales sobre las actividades del país norteamericano en las guerras de Irak y en Afganistán, que fueron difundidos por su portal de filtraciones WikiLeaks.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *