Afganistán sería gobernado por un consejo, pero el líder supremo de los talibanes estará a cargo

Afganistán sería gobernado por un consejo, pero el líder supremo de los talibanes estará a cargo

Afganistán podría ser gobernado por un consejo ahora que los talibanes se han hecho cargo, mientras que el líder supremo del movimiento militante islamista, Haibatullah Akhundzada, probablemente permanecerá a cargo, reveló a Reuters un miembro de alto rango del grupo.

Los talibanes también se acercarían a ex pilotos y soldados de las fuerzas armadas afganas para unirse a sus filas, agregó Waheedullah Hashimi, quien tiene acceso a la toma de decisiones del grupo, en una entrevista.

Queda por ver qué tan exitoso será ese reclutamiento. Miles de soldados han sido asesinados por insurgentes talibanes en los últimos 20 años, y recientemente el grupo apuntó a pilotos afganos entrenados en EEUU debido a su papel fundamental.

La estructura de poder que describió Hashimi tendría similitudes con la forma en que se gobernó Afganistán la última vez que los talibanes estuvieron en el poder entre 1996 y 2001. Luego, el líder supremo, el mulá Omar, permaneció en las sombras y dejó la gestión diaria del país en manos de un consejo.

Es probable que Akhundzada desempeñe un papel por encima del jefe del consejo, que sería similar al presidente del país, agregó Hashimi.

“Tal vez su adjunto (de Akhundzada) desempeñe el papel de ‘presidente’”, dijo Hashimi, hablando en inglés.

El líder supremo de los talibanes tiene tres sustitutos: Mawlavi Yaqoob, hijo del Mullah Omar, Sirajuddin Haqqani, líder de la poderosa red militante Haqqani, y Abdul Ghani Baradar, que dirige la oficina política de los talibanes en Doha y es uno de los miembros fundadores del grupo.

Aún no se han resuelto muchas cuestiones sobre cómo los talibanes gobernarían Afganistán, explicó Hashimi, pero Afganistán no sería una democracia.

“No habrá ningún sistema democrático porque no tiene ninguna base en nuestro país”, dijo. “No discutiremos qué tipo de sistema político deberíamos aplicar en Afganistán porque está claro. Es la ley sharia y eso es todo”.

Hashimi dijo que se unirá a una reunión de los líderes talibanes que discutirán temas de gobernabilidad a finales de esta semana.

Sobre el reclutamiento de soldados y pilotos que lucharon por el derrocado gobierno afgano, Hashimi dijo que los talibanes planeaban establecer una nueva fuerza nacional que incluiría a sus propios miembros, así como a soldados del gobierno dispuestos a unirse.

“La mayoría de ellos se entrenó en Turquía, Alemania e Inglaterra. Así que hablaremos con ellos para volver a sus posiciones”, dijo. “Por supuesto que tendremos algunos cambios, para tener algunas reformas en el ejército, pero aún los necesitamos y los llamaremos para que se unan a nosotros”.

Hashimi dijo que los talibanes necesitaban pilotos especialmente porque no tenían ninguno, mientras que se habían apoderado de helicópteros y otros aviones en varios aeródromos afganos durante su conquista relámpago del país después de la retirada de las tropas extranjeras.

“Tenemos contacto con muchos pilotos”, dijo. “Y les hemos pedido que vengan y se unan, se unan a sus hermanos, a su gobierno. Llamamos a muchos de ellos y estamos buscando los números (de otros) para llamarlos e invitarlos a sus trabajos”.

Dijo que los talibanes esperaban que los países vecinos devolvieran los aviones que habían aterrizado en su territorio, una aparente referencia a los 22 aviones militares, 24 helicópteros y cientos de soldados afganos que huyeron a Uzbekistán durante el fin de semana.

Con información de Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *