Agente del FBI ultima sospechoso y un detective grave durante operativo encubierto contra armas en Yonkers

Agente del FBI ultima sospechoso y un detective grave durante operativo encubierto contra armas en Yonkers

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Un agente del FBI ultimó a un sospechoso afroamericano dentro de una bodega y un detective no identificado de la policía del condado Westchester resultó grave con un balazo en el estómago durante un operativo encubierto contra las armas ilegales, ayer miércoles en la tarde en una bodega de Yonkers, suburbio fronterizo con El Bronx.

El comisionado de la policía y el alcalde de Yonkers, John Mueller y Mike Spano dijeron en conferencia de prensa que tres sujetos huyeron de los policías, entre los que estaba el agente del FBI y se refugiaron en la bodega “115 Family Deli” situada en el 115 de la calle Elm donde algunos de los policías entraron.

El sospechoso ultimado que no fue identificado por las autoridades, pero sí por su madre, Bryant Jackson quien vino a Nueva York desde Georgia junto a ella y otros familiares, empujó al detective y el oficial hizo lo propio devolviéndole el empujón. Fue entonces cuando a través de un bolsillo donde tenía la pistola, Jackson haló el gatillo disparando al estómago del detective.

El policía que lleva 27 años en la uniformada de Yonkers y planeaba retirarse el 28 de este abril (jueves de la semana próxima) fue ingresado en el hospital Jacobi de El Bronx en estado crítico y se mantiene estable con la posibilidad de sobrevivir al tiro.

El alcalde y el jefe policial dijeron que cuando Jackson baleó al detective, el agente del FBI respondió de inmediato al fuego y lo mató.

Los investigadores dijeron que otros tres sospechosos fueron arrestados y se recuperaron dos pistolas en la bodega que ha sido escenario de balaceras incluyendo la de ayer y que han dejado varios heridos.

El incidente se produjo a las 2:00 de la tarde.

El detective herido era parte de un grupo de trabajo denominado “Westchester Streets Safes” (Calles Seguras del Condado de Westchester) que estaba tratando de arrestar a los tres sospechosos como parte del operativo.

Varios sospechosos entraron corriendo a la bodega, perseguidos por los policías en lo que el comisionado Mueller, describió como una escena caótica.

“Cuando nuestro detective de Yonkers lo empujó hacia atrás, le disparó un tiro en el estómago a desde un bolsillo”, dijo Mueller.

“Un agente del FBI que formaba parte del Grupo de Trabajo de Calles Seguras devolvió el fuego y el sospechoso murió”, añadió el comisionado.

“Nuestro detective de Yonkers tiene daños en el colon, los intestinos, los riñones y perdió una gran cantidad de sangre, pero afortunadamente creemos que estará bien”, dijo Mueller.

El incidente fue grabado por la cámara de vigilancia de la bodega.

El alcalde Spano dijo que ese es solo el tercer tiroteo este año en la ciudad de 210.000 habitantes en la frontera con El Bronx, elogiando el trabajo de los oficiales.

“Tenemos una deuda de gratitud con ellos, pero al final del día hay demasiado de esto sucediendo en todo el país y hay que hacer algo”, dijo Spano.

El oficial herido, que no ha sido identificado, tiene un hermano que es policía en Nueva York.

Los policías entraron a la bodega para comprar armas ilegales como parte del operativo encubierto, y no llevaban cámaras corporales.

La madre del muerto, Vanessa Jackson, le dijo al canal 4 de NBC News que su hijo de 28 años no estuvo involucrado en ningún tipo de incidente ni actividad ilegal, y que estaban de visita desde el área de Georgia (Atlanta).

«No me dejan identificar su cuerpo, nada. Acaban de matar a mi hijo, ahora lo tienen frisado en la morgue” dijo Jackson exigiendo respuestas de la policía.

«Quiero ver a mi hijo”, reclamó la madre añadiendo que estuvo buscándolo en varios nosocomios hasta encontrarlo muerto en el hospital Saint Joseph de Yonkers.

El comisionado de policía dijo que todo el incidente fue capturado en el video de vigilancia, lo que les dio una buena idea de lo que sucedió y cómo sucedió, pero la madre de Jackson dijo que aún así su hijo no merecía morir.

«Cualquiera que sea el caso, no digo que tuviera razón o no, porque no tengo idea de lo que sucedió, pero sé que no fue necesario un tiro mortal para matar a mi hijo. Pudiste haberlo herido», dijo.

Después del incidente, el FBI emitió un comunicado explicando que miembros del Grupo de Trabajo Calles Seguras del Condado de Westchester estuvieron involucrados en un tiroteo en Yonkers, NY. “Como esta es una investigación en curso, no tenemos más información para proporcionar en esta vez», indica escuetamente el comunicado de los federales.

En junio de 2021, luego de que las autoridades dijeron que alguien dentro de un automóvil abrió fuego en la misma intersección donde está la bodega, fueron heridos tres hombres y una mujer opero ninguno murió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.