Alemania prevé reducir “prácticamente a cero” el tráfico aéreo internacional hacia su territorio

Alemania prevé reducir “prácticamente a cero” el tráfico aéreo internacional hacia su territorio

Los reportes diarios muestra una tendencia a la baja en los contagios, pero el temor de las autoridades es que se extiendan por el país las nuevas variantes de COVID-19 más contagiosas.

Alemania prevé reducir “prácticamente a cero” el tráfico aéreo internacional hacia su territorio, debido a la intensidad de la pandemia y al peligro que representan las nuevas variantes del virus, dijo el ministro de Interior el martes.

“El peligro que representan las diferentes mutaciones del virus exige que estudiemos y debatamos medidas drásticas en el gobierno”, dijo Horst Seehofer al diario Bild.

Entre ellas hay “controles más estrictos en las fronteras, sobre todo en las zonas consideradas de alto riesgo, pero también la reducción a prácticamente cero del tráfico aéreo con destino Alemania, como está haciendo Israel en este momento”, agregó el ministro.

La población, que está aceptando restricciones importantes” frente a la pandemia, “espera de nosotros que la protejamos lo mejor posible de una posible explosión de casos”, explicó.

Según la prensa, la propia canciller, Angela Merkel, habría mencionado la posibilidad de cortar radicalmente o reducir de manera considerable el tráfico aéreo internacional durante una reunión con los diputados, realizada a puerta cerrada.

Los contagios diarios en Alemania cayeron por debajo de 10.000 en estos días, después de las importantes restricciones que estarán en vigor hasta mediados de febrero.

En este panorama, se consolida así la idea de que el país ha logrado contener la segunda ola. El pico de nuevos casos se registró el 18 de diciembre, con 33.777, y el récord de muertes con o por COVID tuvo lugar el 14 de enero, con 1.244. La incidencia acumulada prosigue asimismo su descenso. El número de casos en los últimos siete días se sitúa actualmente en los 107,6 por cada 100.000 habitantes, casi la mitad de los 197,6 registrados el 22 de diciembre.

Pero el número de muertes sigue en torno a 1.000 por jornada y las autoridades temen que esta cifra aumente.

Hasta el 14 de febrero Alemania va a mantener sus restricciones a la vida pública y la actividad económica para contener la pandemia. El Gobierno alemán ha subrayado que el principal riesgo ahora es que se extiendan por el país las nuevas variantes, al parecer más contagiosas.

El ocio, la cultura, la gastronomía, el comercio no esencial y los colegios permanecen cerrados, en algunos casos desde hace casi tres meses. Las reuniones se limitan a los convivientes más una persona de fuera del domicilio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *