Alexander Zverev remonta ante Coric y ancla en semis del US Open

La descalificación de Novak Djokovic, así como las ausencias de Rafael Nadal y Roger Federer, ha abierto una oportunidad para Alexander Zverev y los demás tenistas que siguen con vida en el Abierto de Estados Unidos.

Todos son veinteañeros. Ninguno ha conquistado un título del Grand Slam.

¿Quién flaqueará? ¿Quién responderá ante estas circunstancias peculiares?

Molesto por sus constantes dobles faltas y por una decisión de los jueces, Zverev pareció tambalearse durante su encuentro de cuartos de final ante Borna Coric. De pronto, el alemán despertó.

En desventaja por un set y un quiebre, Zverev estuvo cerca de verse abajo por dos parciales a uno. Pero ganó 14 de 15 puntos en un tramo clave del partido para sellar su boleto de semifinales en Flushing Meadows, con una victoria por 1-6, 7-6 (5), 7-6 (1) 6-3 sobre el croata.

“Las noticias sobre Novak nos conmocionaron a todos”, reconoció Zverev. “Y evidentemente, los que somos jóvenes percibimos esto como una oportunidad colosal. Pero tenemos que serenarnos y hacer nuestro trabajo”.

Fue un duelo intenso pero deslucido. Los dos tenistas acumularon más errores forzados que winners a través de dos sets. Zverev terminó con 12 dobles faltas, y reconoció que la forma en que jugó al comienzo “no es el nivel que debe haber en un partido de cuartos de final de un Grand Slam”.

En su siguiente duelo, el alemán de 23 años se medirá con el español Pablo Carreño Busta (20mo preclasificado), quien superó al canadiense Denis Shapovalov (12mo) por 3-6, 7-6 (5), 7-6 (4), 0-6, 6-3 en un maratón que concluyo en pasada la 1 de la madrugada.

“Estoy destruido”, dijo Carreño Busta después del duelo de más de cuatro horas. “Pero muy contento”.

Carreño Busta fue el beneficiario de la descalificación de Djokovic de su duelo de la cuarta ronda por golpear accidentalmente con una pelota en la garganta a una jueza de línea, tras un game.

Para este miércoles, en otros duelos de cuartos de final, Dominic Thiem enfrenta a Alex de Miñaur, mientras que Daniil Medvedev se mide con Andrey Rublev.

En la rama femenina

En la rama femenina, Jennifer Brady confesó que estaba nerviosa de su primer duelo de cuartos de final en un Grand Slam. No se notó.

Brady se apuntó la victoria más impactante de su notable irrupción en este Abierto de Estados Unidos al derrotar 6-3, 6-2 a la kazaja Yulia Putintseva.

La estadounidense Brady, 28va cabeza de serie, dominó a voluntad desde la línea de fondo, adelantándose 4-0 en el primer set y 2-0 en el segundo frente a Putintseva, ganadora de los dos duelos previos entre ambas.

Brady señaló que su buen inicio le sirvió para calmarse.

“Salí nerviosa. Creo que ella también”, dijo Brady. “Trate de fingir que era un partido de primera ronda, y estaba contenta con mi inicio. Pude mantener el impulso y me animé con eso”.

La rival de Brady el jueves será Naomi Osaka, quien por la noche doblegó 6-3, 6-4 a la local Shelby Rogers.

Osaka, quien recetó siete aces en el encuentro, atesora un par de títulos en las grandes citas, incluyendo el del US Open de 2018.

Rogers es la número 93 del ránking.

Con 25 años, Brady disputa su 13er torneo de Grand Slam y figuró como cabeza de serie por primera vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *