Apuntes de comercio internacional: integración regional en tiempos de pandemia

Apuntes de comercio internacional: integración regional en tiempos de pandemia

Mario Cruz Cruz y Juan Carlos Hernández Gómez Profesores de la UAEH

El término integración regional es un tema multidisciplario que puede leerse desde distintas perspectivas. Se destaca al regionalismo, la integración económica y el comercio internacional como parte de sus componentes, pues en la gran mayoría de todo regionalismo o proceso de integración regional, tiene como producto estrella al intercambio comercial, explícita o implícitamente, es decir, todos los caminos llevan a Roma.

La mayoría de las naciones buscan alcanzar determinadas metas, tales como sociales, educativas, deportivas, seguridad pública y económicas. Estas últimas toman una interesante prioridad porque una vez logradas, permitirán acercarse al resto. En consecuencia, los gobiernos en turno luchan por conseguir tales objetivos. Por ello, el Estado per se utilizará todas sus instituciones para lograr sus metas en materia electoral, crecimiento y desarrollo económico, que en conjunto se vuelven la punta de lanza de la gestión gubernamental. Entonces, todo buen gobierno es el que mejor equilibrios logre en todo proceso de integración que reditue en mayores beneficios de sus gobernados.

Hace algún tiempo y desde la óptica neoliberal, los gobernantes eligieron al comercio internacional como uno de los ingredientes de la receta para lograr la riqueza, y lo hicieron creando organismos internacionales, protocolos aduanales y una serie de esquemas enfocados a lubricar el engranaje comercial, uno de ellos la participación en procesos de integración económica con otras naciones, partiendo de la premisa de que a través de la eliminación de ciertas barreras, arancelarias, técnicas y de procedimientos podrán, en un principio, incrementar su intercambio comercial como camino para aproximarse a las metas del liberalismo y, según ellos, del bienestar.

Así las cosas y con el pasar de los años, el comercio internacional, se traslada de los esquemas del regionalismo hacia el multilateralismo, contando a la fecha con más de 250 procesos de integración económica, muchos en el seno de acuerdos macro que buscan que la integración vaya más allá de lo económico y profundice en todos los temas.

Sin embargo, en tiempos de contingencia sanitaria, en donde los diferentes esquemas que formaban parte de nuestra vida cotidiana, se van adaptando e integrando a la nueva normalidad a consecuencia de la pandemia provocada por el Covid-19, es momento de que las políticas públicas en materia de salud, que han surgido en el marco o como parte de algún proceso de integración regional, tomen mayor relevancia en el escenario mundial, si bien, como se percibe en estos párrafos, la parte económica se ha llevado los reflectores desde siempre, pero ahora por un asunto de sobrevivencia la salud es un tema prioritario.

Para los gobiernos actuales, los temas referentes a la salud humana deben tomar un nuevo papel no solo en lo local, sino también en lo internacional, debe darse un mayor seguimiento a los diferentes esquemas sanitarios, destinar mayores recursos, contar con personal altamente capacitado, recursos humanos en constante formación y capacitación, infraestructura y tecnología adecuada, medicamentos, en fin, una serie de elementos que fortalezcan las acciones nacionales y permitan formar así un mismo frente para combatir a este y otros virus.

Por supuesto, no se puede omitir que se cuenta con un andamiaje institucional e internacional que cubre los temas sanitarios, la Organización de las Naciones Unidas cuenta con un organismo especializado, la Organización Mundial de la Salud, la cual ha dado un seguimiento día tras día a la evolución de la pandemia, y abordado la misma desde distintos campos, en lo económico, en la prevención, control, e investigación, por mencionar algunos.

En lo regional se tienen también diversos ejemplos, basta con mencionar la política pública de Salud de la Unión Europea, que brinda a poyo a los gobiernos locales en temas sanitarios. De igual forma, en el marco del Mercosur, se aprobó un fondo de 16 millones de dólares, los cuales buscan, exclusivamente, enfrentar la contingencia sanitaria. Otro caso es la Alianza del Pacífico, de la cual México es miembro activo, se han realizado diversos foros de expresión donde se busca generar planes de acción que apoyen a los gobiernos en el proceso de reactivación económica en los tiempos que vendrán posteriores a la pandemia. En fin, una serie de acciones, planes, estrategias, protocolos, recursos entre otros, surgidos en el marco de la integración, sin embargo, la pregunta sería: ¿es suficiente? Sin aventurarse en responder dicho planteamiento, habría que aplicar una especie de lista de cotejo a dichos esquemas, analizar qué sí y qué no, qué se tiene y qué no se tiene, qué sirvió y, principalmente qué hace falta. Una vez que la pandemia lo permita, incluso ya, los gobiernos deben analizar dicho tema a profundidad, en temas como comercio sostenible, comercio resiliente, reforzar cadenas productivas, promover el comercio intrarregional, deben sumarse y fortalecer lo existente referente a protocolos sanitarios, unificación de sistemas de salud, investigación y desarrollo en temas de salud, historiales clínicos unificados. Aquí también, el Covid-19 reclama, pensar con una lógica regional que incluya no solo estados nacionales sino entidades y municipios, los gobiernos deben buscar fortalecer esos vínculos existentes en materia de salud, dentro de los esquemas de integración, se debe lograr generar un mayor impacto en la sociedad, y contar con elementos necesarios para enfrentar futuras pandemias.

Sobra decir que en Latinoamérica el tema es de gran urgencia, el coronavirus se ha sumado a la crisis que ya existía: alimentaria, social, económica, y, en algunos casos e incluso, política.

¿A casó fortalecer el grado de integración regional más allá de lo económico es un ejercicio infructuoso? ¿Cuáles son los retos sanitarios por venir, para México y para el mundo? ¿Es posible profundizar el nivel de integración regional, más allá de zonas de libre comercio o mercados comunes, tomando como referente el tema sanitario? ¿El Covid-19 sembró la semilla, o abrió la puerta hacia una integración total o por el contrario ahondó el cierre de fronteras? La decisión está en manos de nuestros gobernantes, es momento de decidir el modelo de país que queremos, la alternancia política debe demostrar que efectivamente eran la mejor opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *