Aún falta, pero vamos avanzando

Aún falta, pero vamos avanzando

Claudio Caamaño Vélez

Un cuerpo enfermo y desnutrido no se cambia con alimentarse bien un día. Es un proceso que empieza por dejar malos hábitos y asumir buenos, y cuyos resultados toman tiempo.
Algo similar pasa con el Estado.

Este país, enfermo por la corrupción y desnutrido por el robo y el despilfarro, no se sana de un día a otro…

Estábamos ya en cuidados intensivos.
El presidente Luis Abinader tiene un deseo sincero de mejorar el país y trabaja incansablemente para ello. Ha procurado estructurar un buen equipo. Puedo dar fe de su preocupación y su entrega.

Cambiar la cultura política no es tan sencillo como cambiar un gobierno. Hay que desmontar mafias y estructuras. Hay que transformar la mentalidad de la gente.
Los procesos judiciales que hemos visto en los últimos meses son un claro ejemplo de que hay un cambio de voluntad. Esa justicia independiente y que “no coge esa”, es fruto de una conciencia política distinta, de un interés de limpiar la política y sus prácticas.

Personas “intocables” han ido cayendo y seguirán cayendo más, como escarmiento a quienes se aprovecharon del Estado y como mensaje claro a los que estamos en el gobierno para que sepamos las consecuencias que les esperan a quienes se equivoquen.

Es entendible la sed de cambio que tiene nuestro pueblo, yo también la tengo; pero que eso no nuble nuestra capacidad de valorar el esfuerzo que cuesta cada paso.
Hay muchas cosas que faltan por cambiar, pero es indudable que el cambio empezó en la República Dominicana, y ese cambio irá cada día dando sus frutos. Ese cambio ya no parará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *