Aún no hay acuerdo para cierre de vertedero

Aún no hay acuerdo para cierre de vertedero

SANTIAGO, RD.-  La solución definitiva a la humareda del vertedero a cielo abierto de Guazumal, en el municipio de Tamboril, dependerá de que se concretice un acuerdo con la alcaldía de Santiago.

Por el momento, la medida que implementa la dirección de la oficina provincial de Medio Ambiente, cuando el vertedero está encendido, es la de impedir la entrada de camiones recolectores a depositar la basura, ya con ello se contribuye a avivar las llamas.

Sin embargo, luego de superar la crisis, la basura vuelve a ser lanzada, ya que no tienen opción para deposistarla en otro espacio. “Rafey hace menos daño que Tamboril”, refirió Eduardo Rodríguez, director provincial de Medio Ambiente, al referirse a la situación. Admitió que el juego se ha estancado, ya que los acaldes de los municipios de Tamboril y Santiago no han llegado a un acuerdo definitivo, por lo que es preciso que la dirección de Dominicana Limpia asuma y de seguimiento a la situación, antes de que esta se agrave.

Crisis prolongada

De llegar a un acuerdo, las 80 toneladas de basura que aproximadamente produce el municipio serían llevadas a Rafey. El entendimiento implicaría un acuerdo económico con las autoridades de la alcaldía de Santiago, pero también una mayor inversión en equipos que debería asumir el alcalde de Tamboril Amyolino Germosén. Durante la tarde y la noche del jueves y la mañana del viernes de la semana pasada, los efectos del a humareda volvieron a causar malestar en comunidades enclavadas en la cordillera Septentrional y de Gurabo, por lo que muchas personas han vuelto a experimentar afecciones respiratorias que han requerido internamiento.
Como en otras ocasiones de crisis, los residentes que viven el trayecto al vertedero de Guazumal han vuelto a manifestar sus quejas y amenazan de nuevo con bloquear el camino hacia el tiradero de basura que tanta contaminación y malestar ha provocada a la población.

El Gobierno prometió ayudar a los municipios

El gobierno, a través de Dominicana Limpia, tiene cuentas pendientes con varias ciudades donde sus vertederos a cielo abierto son un foco de contaminación permanente. Además de Tamboril, tiene pendiente los municipios turísticos de Puerto Plata y Sosúa. Son problemas sanitarios que sus alcaldes no pueden asumir y están a la espera de ser auxiliados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *