Bellerín, el sueño y la necesidad

Héctor Bellerín relataba desde Londres hace algunos años las anécdotas sobre cómo su padre le regaló una camiseta del Betis siendo niño para que la luciera por las calles. «No te la quites», le aconsejaba ante las dudas. Ahora, el lateral nacido en Badalona cumple un sueño con su llegada a Heliópolis para vestir de verdiblanco en esta campaña como cedido por el Arsenal. No fue sencillo. Fue una historia de sueños y necesidades. Los del jugador por regresar a España y las del club verdiblanco por reforzar un foco defensivo que quedó dañado con la lesión inesperada de Sabaly. Bellerín llegará hoy a Sevilla para iniciar una aventura en la que tiene numerosos desafíos pendientes tras haber crecido en la Premier League a la sombra de Arsène Wenger.

Manuel Pellegrini es el primero en sonreír con el refuerzo de Bellerín. Perdió a Emerson este verano y la llegada de Sabaly quedó minimizada tras su lesión que lo apartará unos cuatro meses de la competición. Sólo tenía en su poder la carta de Martín Montoya en esa posición y la respuesta del jugador sobre el césped estaba lejos de ser la deseada en Heliópolis. Sus ruedas de prensa esbozaron con claridad su deseo: un lateral diestro debía llegar antes del cierre del mercado y Bellerín fue la respuesta exprés del club. Será una cesión, al modo Miranda del pasado curso, pero con mucho que demostrar por parte de un futbolista que ya quiso volver de la Premier hace cuatro años.

Bellerín suma periodos de irregularidad en sus últimas campañas en el Arsenal. Una rotura de ligamento cruzado frenó su carrera en 2019 y pretende activarla de nuevo tras sumar ya bastantes minutos en este último curso en Londres. En 2017 fue el Barcelona el que trató de traerse de vuelta al jugador, pero Wenger frenó esa posibilidad al confiar en los designios de su lateral. Mikel Arteta, después, no pudo sacarle tanto fruto a sus virtudes pese a haber sido uno de sus grandes protectores en Inglaterra cuando compartieron vestuario cuando el de Badalona apenas tenía 17 años. Su reto es claro: quiere entregar en el Betis esa brillante versión de lateral diestro que le abrió en su momento las puertas de la selección española. ¿Por qué no volver? Su periodo en Londres lo convirtió en una figura mediática sobre el césped y también fuera de él por su gusto por la moda y sus charlas en universidades. En Heliópolis tiene ahora un pasaporte para volver a empezar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *