Bronquitis en bebés y niños: causas, síntomas y tratamiento

Bronquitis en bebés y niños: causas, síntomas y tratamiento

La bronquitis en bebés y niños, por lo general se puede atender en casa, aplicando algunas medidas muy sencillas. Sin embargo, hay que estar atentos, ya que puede agravarse, al punto de requerir hospitalización.

Bronquitis en bebés y niños: causas, síntomas y tratamiento

La bronquitis en bebés y niños pequeños es frecuente, ya que a edades tempranas las vías respiratorias tienen un tamaño reducido y por eso se obstruyen con más facilidad. Los casos son más habituales entre los 3 y los 6 meses de edad.

Los estudios señalan que en Estados Unidos y Australia, al menos el 50 % de los niños han sufrido al menos un episodio de bronquitis antes de los 6 años. En Inglaterra la prevalencia es del 29 % y en Italia del 17 %. Esto da una idea de lo común que es esta enfermedad.

¿Qué es la bronquitis y cuáles son sus causas?

La bronquitis es una enfermedad del sistema respiratorio en la que unas pequeñas vías, llamadas bronquiolos, se infectan o entran en contacto con agentes externos. Después se inflaman y se llenan de mucosidades, lo cual dificulta la respiración.

En los bebés el origen suele ser viral, pero en los niños más grandes es frecuente que también intervenga una alergia a elementos que circulan por el aire, como ácaros, hongos, polvo, pelo de animales. La bronquitis en bebés y niños, en todo caso, es más frecuente en los meses de invierno.

La forma pediátrica tiene una duración de entre 7 y 10 días. Los síntomas son más severos al comienzo y poco a poco van disminuyendo. En algunos casos se vuelve recurrente y se presenta cada 1 a 3 meses. Si esto ocurre, se requiere de un especialista.

Tos por bronquitis en una niña.
La tos es uno de los signos clásicos de la bronquitis, junto con la mucosidad y algo de fiebre.

Descubre más: ¿Existen bacterias en los pulmones?

Factores de riesgo

Hay mayor riesgo de contraer la bronquitis entre bebés y niños que reúnen las siguientes características:

  • Menores de 2 años: los bebés de menos de 3 meses son más propensos a contraerla.
  • Los bebés que han tenido un nacimiento prematuro.
  • Niños que tienen el sistema inmune debilitado.
  • Pequeños con afección cardíaca o pulmonar.
  • Los que no han recibido lactancia materna.
  • Quienes están en contacto con muchos otros niños o viven en ambientes concurridos.
  • Los expuestos al humo del tabaco.

Síntomas más comunes de la bronquitis en bebés y niños

Los síntomas de la bronquitis en bebés y niños son muy similares a los de un resfriado común. Esto incluye congestión nasal, moqueo y tos. A veces también hay fiebre leve y no es raro que se presente una otitis de forma simultánea.

En ocasiones hay emisión de pitos o silbidos al respirar, así como una frecuencia respiratoria elevada. ¿Cómo saber si tal frecuencia es normal o no? La forma de calcularla es contar cuántas respiraciones tiene el niño por minuto. Se considera que está incrementada en estos casos:

  • Niños menores de 2 meses: más de 60 por minuto.
  • Entre 2 meses y 1 año: poco más de 50 respiraciones.
  • De 1 a 3 años: más de 40 por minuto.
  • Mayores de 3 años: poco más de 30 por minuto.

Lee también: Tratamiento natural para la bronquitis

¿Cuándo preocuparnos y cuándo consultar al médico?

Cuando hay bronquitis en bebés y niños es importante estar atentos a los siguientes síntomas que indican posibles complicaciones:

  • La respiración es muy rápida y superficial y el niño tiene la frecuencia cardiaca acelerada.
  • Presenta retracciones: esto es, que al inhalar, se hunde el cuello y la zona que está bajo y entre las costillas. El signo se suele acompañar de fosas nasales ensanchadas.
  • Vomita después de toser.
  • Desgano: el niño tiene falta de apetito, dificultad para dormir, irritabilidad y fatiga visible o mucha somnolencia.
  • Orina menos de lo habitual.

Si se presentan algunos de esos síntomas, lo mejor es acudir al médico cuanto antes. La situación puede empeorar de forma rápida y conducir a condiciones más graves, como deshidratación o episodios de apnea, que son momentos en los que el niño deja de respirar.

El tono azulado en la piel, en especial en la zona de los labios y las uñas de las manos, es un signo de alarma. Denota la falta de oxigenación adecuada en los tejidos más distantes. Todas son señales de que la condición del bebé o del niño es grave y que requiere de hospitalización inmediata. Por lo tanto, se trata de una urgencia que debe ser atendida a la menor brevedad.

Oxígeno y nebulización para un niño.
Los requerimientos de oxígeno y de nebulización son para los casos que revisten complicaciones.

Tratamiento habitual de la bronquitis en bebés y niños

En la mayoría de los casos, el bebé o el niño pueden ser atendidos en el hogar. Resulta conveniente adoptar medidas sencillas, como las siguientes:

  • Utilizar un humidificador: humedecer el aire ayuda a aliviar la congestión y a reducir la tos. El aparato debe estar bien limpio para evitar la proliferación de bacterias o de moho.
  • Mantener al niño en posición vertical para que respire más fácilmente, lo que se logra con almohadones que eleven el torso.
  • Hidratar al pequeño con frecuencia. Así se evita la deshidratación.
  • Medicamentos: el uso de gotas nasales de solución salina y de analgésicos o antifebriles deberían ser prescritos por un médico, de modo que se respeten las dosis y los horarios adecuados sin generar efectos adversos.

Es importante recalcar que la mayoría de los casos de bronquitis en bebés y niños son causados por un virus. Por lo tanto, los antibióticos no sirven para tratar esta afección. En algunos casos, es posible que el médico acuda a medidas añadidas, como las nebulizaciones.

En los casos graves, el niño debe ser hospitalizado para que le proporcionen oxígeno humidificado. También recibe líquidos por vía intravenosa para evitar la deshidratación. Por fortuna, estos cuadros son los menos frecuentes y hasta pueden prevenirse si se localizan los signos de alarma a tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *