Butler, encantado de ‘no unirse’ a Giannis Antetokounmpo

Una cosa son los jugadores y otra los directivos, y entre rimas y rumores es difícil saber cuándo los intereses de ambos están alineados más allá de la prensa.

Entre los aficionados ya sabemos bien cómo funciona la cosa. Por un lado nos pone el rollo Avengers. El morbo de los superequipos, todos vistiendo la misma camiseta y ver lo que tanto talento junto puede alcanzar. Pero por otro lado, y simultáneamente, los condenamos por ello. Por tomar el atajo. Por evitar Caradhras y optar por el que (se presume) el camino fácil bajo la montaña.

LeBron James, en su Big Three de Miami, fue el primero, pero nadie tan ‘devaluado’ como Kevin Durant por unirse a los Warriors del 73-9, un gesto de cobardía que ni dos anillos y sendos MVP de las Finales lograron enterrar.

Ahora hay varios superequipos sueltos aunque, afortunadamente para el espectáculo, reducidos a Big Two’s: LeBron & Davis; Leonard & George; Irving & Durant… y luego otros que sin ser calibre MVP sí suman más de un All-Star (Russell y Towns, Walker y Tatum, Jokic y Murray, Embiid y Simmons, Lowry y Siakam, Curry y Thompson Wiggins…).

Uno de quienes conforman estas duplas (de lo más reciente la suya) está singularmente feliz por no regresar al viejo monopolio. A Jimmy Butler, subcampeón de la NBA y All-Star de los Heat junto a Bam Adebayo, le encanta el escenario en el que Antetokounmpo vaya a continuar en los Bucks. Que su rival siga siendo justo eso: su rival.

“Me gusta. No creo que debas unirte a él. No creo que debas unirte tampoco a LeBron. Tienes que pasar por encima de ellos. Tienes que vencerlos. También has de vencer a los Sixers, a Boston, a Toronto. Hay muchas plantillas en el Este con algunos jugadores realmente buenos. No me intimida ninguno. De hecho, me emociono por eso. Quiero enfrentarme a los mejores, mis compañeros quieren enfrentarse a los mejores. Esa es nuestra manera de demostrar lo que somos. Así es como nos ganamos nuestro respeto”.

¿Agotamiento o impaciencia?
LeBron, con el ad hominen a la vuelta de la esquina por su pasado (Wade, Bosh, Irving, Love), presente (Davis) y futuro (más Davis), ha decidido, a su manera, sumarse a la visión de Jimmy Butler como ya hemos comentado en un post anterior: “No puedo compararme con él. Cada situación es diferente. Totalmente diferente. Creo que es genial que se quede allí, que esté comprometido con su franquicia”.

El Rey lo intentó hasta un total de siete años consecutivos antes de salir de Cleveland por primera vez en busca del anillo. Paul George tardó otros siete en dar carpetazo a los Pacers y asociarse con Wesbrook y Melo en OKC. Durant se rindió a los ocho.

Anteto: rumbo a las doce
Giannis ha cerrado su séptima temporada en Wisconsin, y si cumple su contrato serán otras cinco más. Una docena de años en los que los Bucks harán por rodearlo lo mejor posible siendo él siempre el eje del equipo. Este año el bulldozer heleno volverá a intentarlo, escudado esta vez por Khris Middleton y Jrue Holiday (pero sin Bogdanovic), y jugadores de rol con la misión de explotar sus virtudes concretas a través del imán de atención que es el doble MVP.

Butler y Giannis. Ambos han escogido no atravesar la montaña. Pero sí erigirse, para quienes se aventuren en el interior, en sus temidos trolls de las cavernas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *