¿Cómo me aplico correctamente las gotas en los ojos?

¿Cómo me aplico correctamente las gotas en los ojos?

Las gotas oftálmicas sirven para tratar numerosas patologías oculares. Sin embargo, para que sean eficaces deben administrarse de forma correcta. Te explicamos cómo hacerlo.

¿Cómo me aplico correctamente las gotas en los ojos?
  • ¿Cómo diagnosticar las enfermedades cardíacas?
  • Vacuna contra el papiloma humano en niños: ¿es necesaria?
  • ¿Qué es la mastopexia?

Aplicar gotas en los ojos parece una tarea sencilla, pero hacerlo de forma correcta no es tan fácil. Las gotas oftálmicas son un modo de administración de diferentes tratamientos para numerosas patologías oculares.

Hay muchos tipos de gotas y se utilizan con frecuencia. Esto se debe a que algunas, las lubricantes por ejemplo, se prescriben para mejorar la sequedad ocular que aparece por el uso continuado de pantallas.

Además, muchas personas sienten reparo a la hora de aplicar gotas en los ojos o cometen fallos que pueden agravar la patología de base. Por ello, en este artículo te explicamos paso a paso cómo utilizarlas y qué debes tener en cuenta.

¿Para qué sirve aplicar gotas en los ojos?

Antes de explicar cómo aplicar las gotas en los ojos, es conveniente saber qué son y para qué se utilizan. Lo cierto es que pueden ser de muchos tipos, lo que favorece que puedan usarse como tratamiento de variadas patologías oculares.

Un colirio es un medicamento líquido que se coloca sobre el ojo. De esta forma, se podría decir que las gotas son la forma en la que se administran dichos fármacos.

Antes hemos mencionado las gotas lubricantes, que se emplean para tratar la sequedad ocular. Son las llamadas lágrimas artificiales. En un estudio realizado en la Universidad de Sevilla explican que este tipo se utiliza cada día más y que permite humedecer la superficie ocular.

Otra razón para aplicar gotas en los ojos es tratar algunas infecciones. Según explica un artículo de revisión del Sistema Nacional de Salud, la conjuntivitis bacteriana es la enfermedad ocular más frecuente. Por eso, el uso de colirios que incluyan antibióticos también está muy extendido.

Por otra parte, las gotas pueden emplearse para dilatar la pupila. Esto es útil cuando se realiza un examen ocular, para observar bien el fondo de ojo. También para administrar anestesia o reducir la presión intraocular.

El problema es que, para cualquiera de estos fines, es esencial aplicar de forma correcta las gotas en los ojos. La dosis, la frecuencia y cuidar la administración son aspectos básicos a tener en cuenta para que el tratamiento funcione.

Colirio ocular.
Los colirios son formulaciones farmacéuticas para colocar en los ojos mediante gotas.

Quizá te interese: Las infecciones más comunes en los ojos

¿Cómo se suelen aplicar las gotas en los ojos?

Muchas personas requieren ayuda de alguien para conseguir aplicar las gotas. Esto no es un problema, siempre y cuando se sigan las instrucciones de utilización. Puede ser complicado utilizar las gotas sin que se derramen o conseguir la dosis adecuada.

Qué hacer antes de aplicarlas

Antes de aplicar gotas en los ojos es esencial tener muy claro ciertos aspectos. En primer lugar, lo ideal es que este producto haya sido recetado por un oftalmólogo o por el médico de cabecera. No se debe utilizar colirios o gotas sin indicación, ya que pueden tener efectos secundarios negativos.

Por ejemplo, emplear colirios antibióticos cuando no hay infección puede crear resistencias a ese mismo antibiótico. Del mismo modo, en algunas ocasiones pueden desencadenarse reacciones alérgicas.

Además, las gotas y colirios deben conservarse tal y como indica el prospecto. Son fármacos que deben permanecer en ciertas condiciones porque tienden a perder su eficacia.

Antes de utilizarlas, también es importante tener clara cuál es la dosis necesaria. Primero hay que buscar un lugar limpio para llevar a cabo este proceso, al igual que es esencial lavarse muy bien las manos antes de hacerlo.

Si la persona a la que se le van a aplicar las gotas lleva lentillas o gafas, debe retirárselas. La mayoría de colirios y gotas se agitan antes de usarse. El bote consta de una tapa y un gotero bajo ella. No se debe tocar el gotero, ya que puede contaminarse con la suciedad de las manos.

Podría interesarte: Conjuntivitis en niños: ¿qué debo hacer?

Utilizar las gotas

Una vez realizados todos los pasos previos y aseguradas las condiciones de higiene, se procede a aplicar las gotas en los ojos. Para ello hay que tratar de inclinar la cabeza hacia atrás. No importa si van a ser aplicadas por uno mismo o por otra persona.

Con esto se consigue que las gotas no se caigan ni se derramen del ojo. Un consejo es intentar fijar la mirada en el techo de la habitación. Tras esto, hay que sujetar el frasco con una mano, mientras que con la otra se tira del párpado inferior del ojo hacia abajo.

Cuando se retira el párpado, se forma una especie de hueco que evitará que las gotas se escapen. Puede resultar difícil atinar, por eso se recomienda buscar ayuda las primeras veces.

Para aplicar las gotas en los ojos basta con apretar el frasco por la base. Es importante destacar de nuevo que no se debe tocar el gotero con los dedos, tal y como explican en el capítulo de terapéutica oftálmica del libro “Oftalmología general”.

Qué hacer tras poner las gotas

Con la cabeza aún hacia atrás, una vez se han aplicado las gotas en los ojos se deben cerrar los párpados. Muchas personas tienden a parpadear porque la sensación es extraña. Sin embargo, esto está contraindicado.

Hay que mantener los ojos cerrados durante unos minutos para que las gotas se absorban. Además, se recomienda presionar la zona de los lagrimales. Si se han derramado gotas por el rostro, se puede utilizar cualquier pañuelo para limpiarlas. Una vez finalizado el proceso, también es importante lavar las manos de nuevo.

Lavado de manos para colocar gotas en los ojos.
El lavado de manos es esencial antes y después de la colocación de las gotas oculares.

Método alternativo para aplicar gotas en los ojos

En el apartado anterior hemos explicado la forma más común de utilizar las gotas. Sin embargo, es muy frecuente que haya personas a las que esto le resulte complicado. Por ejemplo, los niños o aquellos que sienten pavor a que algo se acerque a sus ojos.

Según la American Academy of Ophthalmology, existe un método alternativo en estos casos. La idea es buscar mayor estabilidad y evitar la reacción de rechazo frente al frasco.

Los pasos preliminares son iguales que en el método tradicional. Debe haber una adecuada higiene de manos, el colirio debe estar en buen estado y no se debe tocar el gotero.

En este caso se puede utilizar un sofá o una cama para tumbarse y estar más cómodos. Lo ideal es mantener los ojos cerrados hasta el momento justo de echar las gotas. El frasco se puede sostener con tres dedos, mientras con los otros dos se presiona la nariz para obtener estabilidad.

Las gotas en los ojos son un tratamiento médico

Las gotas oftálmicas pueden parecer inocuas, pero muchas de ellas contienen medicamentos. Por eso, es esencial  que sean recetadas por un médico y que se sigan todas sus instrucciones.

Además, los ojos son una parte del cuerpo muy expuesta a las infecciones. De ahí que sea tan importante extremar las condiciones de higiene a la hora de aplicarlas. Recuerda que las manos deben estar limpias y que se debe evitar siempre tocar el gotero del frasco.

Este gotero tampoco debe entrar en contacto con otra superficie. Por otra parte, en el caso de que haya que aplicar varios tipos de gotas a la vez, lo ideal es esperar un par de minutos entre una y otra. Tampoco se deben colocar las lentillas justo después, a no ser que se trate de gotas lubricantes.

Lo último que debes recordar es que, si aplicar las gotas en los ojos te resulta complicado, puedes pedir ayuda a alguien. Cualquier persona puede utilizarlas, siempre y cuando se sigan las medidas explicadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *