Condenan a 15 años de cárcel al ex jefe de la Policía Nacional de Guatemala en Suiza

Condenan a 15 años de cárcel al ex jefe de la Policía Nacional de Guatemala en Suiza

Erwin Sperisen, de doble nacionalidad, fue enjuiciado por complicidad en el homicidio de siete reos durante una operación policial en 2005. Ello, en reemplazo de una sentencia de cadena perpetua anulada el año pasado.

GINEBRA.- El ex jefe de la Policía Nacional de Guatemala, Erwin Sperisen, fue condenado hoy en Suiza a 15 años de cárcel por complicidad en el asesinato de siete reos durante una operación policial en 2005 para recuperar el control de una cárcel en el país centroamericano.

La condena fue emitida por la Cámara Penal de Apelaciones y Revisión del Tribunal de Justicia del cantón de Ginebra en un tercer juicio contra Sperisen, luego de que el Tribunal Penal Federal anulase el año pasado la sentencia de cadena perpetúa emitida en un proceso anterior.

En el juicio anterior Sperisen, de nacionalidad guatemalteca y suiza, había sido condenado como coautor de esos asesinatos, por lo que la sentencia de hoy, que sólo retuvo el delito de complicidad, supone la rebaja de su nivel de responsabilidad y, por tanto, de su condena.

Durante la lectura de la sentencia se señaló que la responsabilidad de Sperisen se encuentra «en el límite» entre la de coautor y de cómplice de los homicidios perpetrados durante la llamada «Operación Pavón». Se mencionó que esos hechos ocurrieron con su colaboración y que en ellos se trató «como miserables animales» a las víctimas, que si bien eran criminales estaban bajo la protección del Estado y de su cuerpo de policía.

Sin embargo, no fue posible establecer si Sperisen participó en la concepción inicial y los preparativos para la ejecución del «plan paralelo» para deshacerse de reos problemáticos y que estuvo a cargo de un comando de tipo paramilitar, compuesto entre otros por cercanos colaboradores suyos, dijo la presidenta del tribunal de Ginebra. La defensa del ex oficial de la Policía guatemalteca indicó que recurrirá la sentencia dictada hoy ante el Tribunal Federal de Suiza, lo que aplaza la conclusión de este caso.

La anterior apelación ante la instancia suprema y el procedimiento que originó, tomó dos años. Mientras dura esa etapa, Sperisen estará en libertad condicional, con horarios de salida limitados de su domicilio, la orden de presentarse sábados y domingos a un puesto de policía asignado y la continuación del uso de un brazalete electrónico que lleva en el tobillo.

Debido a su doble nacionalidad -su abuelo paterno era un ciudadano suizo que emigró al país centroamericano-, Sperisen no puede ser extraditado a Guatemala, país que lo requiere por las acusaciones de haber asesinado directa o indirectamente a esos reclusos en 2005 y 2006. Sin embargo, la ley suiza permite juzgar a cualquiera de sus ciudadanos por crímenes cometidos en otro país.

l

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *