Condenan a 22 años de cárcel al jefe de la narcobanda argentina Los Monos por ataques armados a los jueces

Condenan a 22 años de cárcel al jefe de la narcobanda argentina Los Monos por ataques armados a los jueces

En total acumula una pena de 90 años debido a las sentencias de seis juicios previos.

Ariel ‘Guille’ Cantero, jefe de la narcobanda argentina Los Monos, fue condenado este jueves a 22 años de prisión al ser encontrado culpable de organizar ataques armados a jueces en 2018.

Desde ese año se registraron por lo menos 10 tiroteos en casas particulares de magistrados o en sedes policiales y judiciales ubicadas en Santa Fe, la provincia en donde opera esta organización criminal.

Este es el séptimo juicio que enfrenta Cantero. En uno de esos procesos ya se le había impuesto una pena de seis años de cárcel que se suma a la condena de este jueves, por lo que en total la sanción acumulada es de 28 años.

Sin embargo, si se toman en cuenta todos los procesos judiciales, la pena en realidad aumenta a 90 años y ocho meses, lo que implica que pasará el resto de su vida en prisión.

‘Los monos’ nacieron hace más de 25 años en Rosario, una de las principales ciudades de Santa Fe, y gracias a la complicidad de policías y funcionarios judiciales, fueron incrementando su presencia, poder y niveles de violencia.

Su primer líder fue Ariel Máximo Cantero, el patriarca del clan narco que hoy se encuentra en libertad condicional y que comenzó su carrera delictiva con delitos comunes.

Más tarde, con el apoyo de sus hijos Claudio, alias ‘Pájaro’, asesinado en 2013, y Ariel, alias ‘Guille’, diversificó su negocio hacia el tráfico de drogas ilegales, principalmente en Rosario, que se convirtió en una de las ciudades más violentas del país.

En los últimos años, la muerte del ‘Pájaro’, y las detenciones y juicios en contra de ‘Guille’ y de otros miembros de la banda mermaron sus negocios ilegales, pero aun siguen operando y los asesinatos, comercialización de drogas y ajustes de cuentas no se detienen.

Durante este juicio, de hecho, los fiscales sufrieron amenazas de muerte, además de que el propio narco reconociera que contrataba a sicarios para que asesinaran a jueces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *