Del dicho al Hecho

En los tiempos de campaña política electoral (…), cuando el Dr. José Francisco Peña Gómez, el Dr. Joaquín Balaguer y el Profesor. Juan Bosch, y ellos estaban en su apogeo como máximo líderes partidarios; La política que se realizaba en esos tiempos de Oposición eran muy diferentes a esta época. estamos hablando de fecha muy lejana, los 70s, 80s, 90s.

 Ciertamente la Oposición de esos tiempos se hacían de manera muy fuerte, es decir, en la calle, tirando piedra, obstaculizando las vías, y tiros por todas partes, y ni hablar de secuestro para presionar al gobierno para que cambie su forma de gobernar el país y paren las persecuciones, apresamientos a dirigentes, y ni hablar de muertes muy lamentable para los dominicanos de buen accionar, es decir, presos políticos de la oposición y personas interesadas de que las cosas se hagan bien; pero también, porque se realicen elecciones libres y transparentes.

Aunque todavía tenemos ciertas deficiencias política electoral de igualdad para todos los partidos en todo el territorio nacional, si bien es cierto, ya esta forma de reclamar no funciona en estos tiempos modernos, sobre todo, porque hay una diferencia del cielo a la tierra. Considerando que los opositores eran más conocidos por los ciudadanos de entonces, por el nivel de liderazgo que ostentaban. Aparentemente son tiempos muy diferentes, en razón, de la existencia de la tecnología y la comunicación e información, por el surgimiento de la Internet, los medios digitales y redes sociales, es decir, la ciudadanía cuenta con herramientas para conocer todo lo incorrecto o correcto que realiza un partido desde el poder. Por lo tanto, ya no existen esos tipos de método de hacer oposición (…) al Gobierno.

Evidentemente, la actitud de estos tiempos modernos debe ser diferente, es decir, años 2000s, 2010s, son totalmente un escenario donde las protestas de tirar piedras o manifestaciones que causan daños a los bienes públicos y privados, no funciona. Pero además pone en peligro la vida misma, tanto de los mismos protestantes como las personas que no están en esos reclamos de protestas como son el llamado huelga a nivel nacional.

En conclusión, esta forma de hacer reclamos, ya está desfasada e impoluta para una sociedad que ha cambiado en todas (…) sus formas. Con esto no quiero decir que las organizaciones Sindicales no tengan calidad de reclamos civilizado, sin dañar la cosa Pública y Privada, así como lo indica la Constitución, del derecho a la protesta pacífica, es decir, independiente de los partidos políticos en general. Aunque algunos de esos grupos tengan personas dentro de sus organismos y estos sean o tengan algunas afinidades partidarias con ciertas organizaciones Sindicales, que por lo general responden a intereses particulares y no al interés colectivo de los dominicanos.

Ángel Ramírez Tavera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.