Delgado se abre a la selección nacional y espera por una nueva organización

Garantías de jugar con la selección nacional y un destino para jugar en algún punto del planeta, son de los pasos que tiene en lo adelante el delantero dominicano, Ángel Luis Delgado.

Con todo el barullo que se desarrolló alrededor de él sobre su participación con la selección nacional en la pasada Copa Mundial de Baloncesto, Delgado dejó establecido que su integración al conjunto tricolor es una posibilidad real, si también las condiciones lo permiten. “Siempre lo he dicho y siempre lo voy a decir”, introduce Delgado, “aunque pasaron muchas cosas porque no jugué en el Mundial, pero mientras yo pueda siempre voy a estar dispuesto a representar mi país, porque eso es un orgullo que yo siempre he tenido”.

Durante el proceso de definición del equipo nacional, Delgado, de 24 años -25 el 20 de noviembre- atravesaba un proceso de recuperación de una lesión y se encontraba enfocado en su participación en la liga de baloncesto de China, donde firmó un contrato de 4.3 millones de dólares y eso impidió su presencia entre los hombres altos del conjunto. “Ha habido muchas dificultades que no he podido jugar por asuntos de compromisos y siempre tengo que hacer lo que es mejor para mí”, aún así, replantea que mientras se pueda “tenga el tiempo, voy a estar dispuesto a representar la bandera” dominicana.

Francisco y Fedombal
Solo “cariño” es lo que hay de parte de Delgado, quien deja de lado el jaleo que destapó el anuncio de su ausencia para el Mundial. En ese instante, Francisco García se refirió al tema. “Ángel Delgado es un profesional, él toma sus decisiones”, informó DL el pasado 3 de junio.

No hay animadversión por parte de Delgado ni hacia Francisco ni la Federación Dominicana de Baloncesto (Fedombal). “Soy amigo de todos y los respeto a todos y les tengo mucho cariño”, señaló Ángel Luis.

Ahora bien, “lo único que tengo que decir es que yo sé lo que pasó y ellos saben lo que pasó”. Eso quedó atrás. “Uno no tiene que darle mente a eso. Todo el mundo es una familia y estamos todos en familia y hay que seguir para adelante”. República Dominicana luchará por un puesto a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el Preolímpico de ese año.

Descartó cualquiera diferencia entre él, García o la Fedombal, independientemente de que el primero se mantenga como gerente del conjunto. “No, Francisco y yo no somos enemigos”, destaca. “Ni tampoco la Fedombal. No soy enemigo de nadie. Soy un jugador de baloncesto que trata de representar su país cada vez que le den la oportunidad, pero yo no tengo conflicto con nadie, no soy enemigo de nadie”.

Si se creía que el puente hacia formar parte de la selección estaba derribado no es así. Pero sugiere con calma notable: “así como yo respeto las decisiones de ellos, tienen que respetar la mía; -pero- no soy enemigo de nadie”.

Su futuro y China
De momento no existe una plaza determinada para Delgado. “En lo que Dios me ponga”, precisa el 6-10, nacido en esta capital y de niño trasladado a vivir a Haina. Eso deja las puertas abiertas para el rebotero, que despierta interés en diferentes puntos del planeta y en tanto se mantiene entrenándose.

Sobre China declinó comentar con detalles. Él había firmado un contrato con el equipo Beijing Royal Fighters.

Sin embargo, sobre su futuro, aunque no dio lugar ni detalles, se ha comentado que equipos de la NBA, como de Europa mantienen interés en el central que dejó récord en el baloncesto universitario, como en la Liga de Desarrollo de la NBA.

Es evidente de que ofertas hay. “Sí”, confirma, “pero estoy tomando mi tiempo para saber cuál es la mejor decisión que voy a tomar”.

Ese tiempo es valioso para determinar dónde se ubicará este jugador con el fin de que ponga los números, similares o mejores, que ya de él se conocen en la NCAA, donde, en su último año, recibió el galardón del mejor 5 del año, un premio que le entregó el legendario Kareem-Abdul Jabbar. “Ese premio Lo disfruté y lo sigo disfrutando” y de él se esperan más y mejores en el nivel profesional.

Enfocado en movimientos
El graduado de Seton Hall tuvo un contrato de doble vía en la NBA con los Clippers de Los Angeles y Agua Caliente. Ahora espera encontrar nueva casa, tras su salida de China. “Estoy tratando de ver mi futuro y ver cómo me voy a ver en un año o dos. Estoy tratando de especificar los movimientos que voy a hacer desde ahora y estoy pensando bien cuál va a ser mi decisión”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.