Dentro de la catastrófica cuarta ola de COVID-19 en Rusia: muertes récord, campaña fallida de vacunación y falta de confianza en los médicos

Dentro de la catastrófica cuarta ola de COVID-19 en Rusia: muertes récord, campaña fallida de vacunación y falta de confianza en los médicos

EL dramático escenario, con más de 1.000 víctimas fatales por día, muestra las dificultades para corregir el rumbo después de los mensajes confusos e intermitentes del gobierno de Vladimir Putin sobre el virus. Este domingo se alcanzó un nuevo máximo de contagios

MOSCÚ – Una revisión médica rutinaria a mediados de septiembre casi le cuesta la vida a Alexander Ivanov. La clínica estaba repleta de gente, casi nadie llevaba mascarilla. “O distanciamiento”, dijo, algo habitual en los espacios públicos rusos y en los transportes. “Incluso le dije a algunas personas que debían llevar mascarillas, pero a la gente no le importó”.

Tres días después cayó enfermo por el coronavirus y acabó en cuidados intensivos en Ekaterimburgo, en la región rusa de los Urales. Este residente de 47 años -que no estaba vacunado- vio morir a otros pacientes, pensando que él sería el siguiente.

La catastrófica “cuarta ola” de Rusia es una historia de advertencia para una campaña de vacunación fallida, que muestra las dificultades para corregir el rumbo después de los mensajes confusos e intermitentes del gobierno sobre el covid-19.

Este domingo, Rusia registró un nuevo récord de contagios, con 40.993 nuevos positivos, y reportó otras 1.158 muertes.

Las medidas rusas contra la pandemia comenzaron con un estricto bloqueo a principios de 2020 y se redujeron antes de la crucial votación de julio de 2020 sobre los cambios constitucionales. Este verano, Moscú introdujo códigos QR para probar el estado de la vacuna para entrar en bares, restaurantes y cafés, pero la impopular medida fue abandonada después de unas semanas.

Algunos analistas afirman que la desconfianza de los rusos hacia las autoridades y su escepticismo hacia los médicos -que se remonta a la época soviética- ayudan a explicar la reticencia del país a las vacunas. Otros culpan a los activistas antivacunas y a la desinformación rampante en las redes sociales.

Pero el resultado deja a Rusia como un punto caliente de la pandemia, mientras que los países con mayores tasas de vacunación están levantando las restricciones.

Casi a diario se marca un sombrío récord de muertes en Rusia: más de 1.100 al día, según las cifras oficiales. Muchos analistas independientes afirman que esta cifra sigue siendo insuficiente. Los hospitales tienen problemas y los propietarios de pequeñas empresas están enfadados por la reimposición de las restricciones, incluido el cierre parcial a partir del jueves.

Mientras las autoridades restaban importancia a la crisis antes de las elecciones parlamentarias de septiembre, la tasa de vacunación de Rusia se situaba entre las más bajas del mundo. En las últimas semanas, las autoridades han intensificado las advertencias sobre el coronavirus y la necesidad de vacunas.

El Ministerio de Sanidad de Rusia dice que ha vacunado a 8 millones de rusos desde el 14 de octubre, lo que eleva el total actual a 50,9 millones, es decir, alrededor del 35% de la población. Esta cifra se compara con el 74% de Canadá, el 72% de Japón, el 68% de Francia, el 67% de Gran Bretaña, el 66% de Alemania y el 57% de Estados Unidos, según el Global Change Data Lab, con sede en Gran Bretaña.

Solo el 35% de la población está vacunada (Reuters)
Solo el 35% de la población está vacunada (Reuters)
Ivanov no está en contra de la vacuna, pero su actitud ilustra cómo el gobierno no logró convencer ni siquiera a quienes no se oponen a las vacunas. Un policía jubilado que pasa mucho tiempo con sus perros y pollos en su pequeña granja a las afueras de Ekaterimburgo, no creía que la vacuna fuera necesaria.

“Pensaba hacerlo, pero sólo pensé en mañana. Y mañana, mañana, mañana. Simplemente no lo hice”, dijo Ivanov. “No me tomé este virus en serio en absoluto. Pensé que era como una gripe, nada peligroso. No tenía miedo”.

En cuidados intensivos durante varias semanas, su único contacto con el mundo exterior era un médico que informaba de su estado a su familia y les leía las notas que escribía.

“Entonces escribí: ‘No ose preocupen, estoy bien’. Pero, por supuesto, pensaba que podía morir, sobre todo cuando veía que la gente a mi alrededor se moría”, dijo Ivanov.

Vlad Nesterov -suegro de la hija de Ivanov- tenía una opinión similar sobre el contagio del virus. Él también cayó enfermo a finales de septiembre, junto con su familia y casi todos los de la oficina donde trabajaba.

Nesterov, periodista, cree que se contagió en una fiesta de cumpleaños de la oficina. Hubo mucho vodka y brindis, y muchos de los invitados se contagiaron después de covid-19.

“No estoy en contra de la vacuna. Es sólo que pensé que Jesucristo me ayudaría, y que pasaría lo que tuviera que pasar”, dijo Nesterov. Pasó cuatro semanas luchando contra el coronavirus en casa, enfermo y constantemente agotado.

El médico de San Petersburgo Lev Averbakh se siente como si estuviera vadeando una marea de ignorancia, apatía y desinformación. “Estoy harto de explicar a la gente en qué consiste este virus y por qué hay que vacunarse. La resistencia de la población es enorme”, dijo en una entrevista.

Otro médico, Sergei, que trabaja en la “zona roja” -o unidad de tratamiento del coronavirus- de un hospital regional, ya no siente mucha compasión por los pacientes no vacunados. Sólo piensa en las generosas primas de la zona roja, que le permiten ganar el doble de su sueldo normal.

“Pero los médicos de covid son muy cínicos ahora, debido a estos pagos de covid. Para nosotros, el covid es bueno, por horrible que pueda parecer”, dijo el médico, que habló bajo la condición de anonimato por miedo a las represalias. “Para nosotros, cuanto peor sea la situación de covid, mejor”, dijo refiriéndose a las primas de los médicos.

Hace unos meses, preguntó a cada uno de los 120 pacientes con coronavirus bajo su cuidado directo si se habían vacunado. Todos dijeron que no, aduciendo razones vagas como “efectos secundarios o problemas genéticos”, dijo.

Su hospital de 200 camas recibió la orden de añadir 70 camas más cuando la enfermedad alcanzó su punto máximo.

“Y no había espacio para poner camas. Tuvimos que meter camas en los pasillos, en los quirófanos, en cualquier lugar donde pudiéramos encontrar un espacio”, dijo el médico. Los pacientes sin enfermedades relacionadas con el coronavirus fueron enviados a casa prematuramente, dijo, sólo para regresar poco después, más enfermos que nunca.

Las autoridades rusas han ordenado un cierre parcial para recuperar el control
Las autoridades rusas han ordenado un cierre parcial para recuperar el control
Con los casos que han alcanzado cifras récord, los hospitales de toda Rusia están sometidos a una presión similar.

Una persona de Siberia adoptó una medida drástica: compró equipo EPI, se disfrazó de enfermero y se coló en la “zona roja” de la Unidad Médica Sanitaria nº 2 de Tomsk para controlar a su abuela de 80 años.

Identificándose sólo como Sergei, se grabó poniéndose un traje de protección blanco, guantes quirúrgicos, gafas azules y una máscara, y subiendo las escaleras interiores del hospital.

“Abuela, hola. Tranquila, tranquila”, dijo, acercándose a su cama, grabando múltiples moratones negros en sus brazos y descubriendo que no le habían cambiado el pañal ni vendado las úlceras por presión. El vídeo se emitió el miércoles en la televisión independiente de Tomsk TV2.

Pasó casi nueve horas y media en el hospital el primer día y volvió un día después para encontrarla sin lavar, tumbada de nuevo con el pañal sucio, dijo. El tercer día, un médico se enfrentó a él y huyó.

Antonina Stoilova, jefa de terapéutica del hospital, dijo que todos los pacientes son atendidos adecuadamente, informó TV2.

Las autoridades rusas han ordenado un cierre parcial para recuperar el control, incluyendo una semana no laborable hasta el 8 de noviembre. Pero en lugar de quedarse en casa, muchas personas están saliendo de vacaciones a Egipto, Turquía o la costa rusa del Mar Negro, según las agencias de viajes citadas por los medios rusos.

Un ruso publicó un vídeo en TikTok el 26 de octubre desde Cide, en la costa turca del Mar Negro, en el que se ve una multitud retozando en el mar. “Las playas están llenas. El mar está caliente. La temperatura es de 30 grados (86 grados Fahrenheit). La gente está encantada, descansando. Sólo en Rusia hay encierro”, dijo.

La propagandista del Kremlin Margarita Simonyan, redactora jefe de la cadena estatal RT, dijo en Telegram que había cambiado de opinión sobre las afirmaciones antivacunas porque los niños estaban muriendo “en masa”.

“Al principio, los antivacunas despertaron mi comprensible simpatía. La gente tiene miedo, la gente no se explica, la gente está confundida”, escribió el 20 de octubre. Pero ahora los califica de amenaza para la vida de los niños.

“Asfixiarse con respiradores, arrastrarse con una saturación [de oxígeno] de 70 en los pasillos de hospitales atestados”, escribió. “Esa es vuestra elección. Pero no puedo perdonarte la muerte de los niños de mi país”.

Sin embargo, Tatiana Stanovaya, analista del centro de estudios R. Politik, con sede en Moscú, dijo que el mensaje desigual del presidente Vladimir Putin y su resistencia a la vacunación obligatoria eran más culpables.

“Si cualquier otro país tuviera la misma política de información que Rusia”, dijo, “todo sería igual”.

(c) 2021, The Washington Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *