Descubren bacterias de la orina que podrían predecir cáncer Próstata

Descubren bacterias de la orina que podrían predecir cáncer Próstata

Un estudio de la Universidad de East Anglia del Reino Unido abre la puerta a un nuevo tipo de detección. La importancia del diagnóstico temprano de los tumores más agresivos, según expertos de Colombia, México y Perú.

Un equipo científico de la Universidad de East Anglia, del Reino Unido, identificó en la orina de un grupo de hombres una serie de bacterias que están relacionadas con un tipo de cáncer de próstata muy agresivo. La investigación abre la puerta a desarrollar un nuevo tipo de detección de tumores graves con un análisis de orina. El trabajo fue publicado en la revista European Urology Oncology.

De acuerdo con el estudio, los expertos analizaron a más de 600 pacientes con y sin cáncer de próstata, para evaluar la utilidad de una prueba bacteriana en orina. Esto les permitió identificar 5 tipos de bacterias que se repetían en distintas muestras y tejido de hombres con tipos de cáncer que luego se volvieron agresivos.

Se trata de bacterias capaces de crecer sin oxígeno. Los especialistas revelaron que algunos de esos microorganismos eran nuevos, nunca antes encontrados. El descubrimiento es de gran valor porque permitiría desarrollar un nuevo modo de detectar en forma precoz el cáncer de próstata agresivo.

Los especialistas consideran que aún es demasiado pronto para decir con seguridad que las bacterias encontradas son las que podrían causar el cáncer en lugar de ser sólo un biomarcador útil.

Raúl Hernando Murillo, del Centro Javeriano de Oncología, destacó en el último número de la Revista de Urología Colombiana la importancia de hallar un modo de detección de los cánceres de próstata más graves. “La reducción de la mortalidad es el objetivo primordial de la tamización (prueba sencilla de detección) en cáncer y dada la frecuente manifestación tardía de síntomas, la búsqueda de la enfermedad en población asintomática reviste toda lógica; no obstante, esta lógica se basa en la definición de neoplasia (tumores) maligna como el crecimiento anómalo de células con capacidad de invasión progresiva, capacidad que se determina por cambios morfológicos y no por la dinámica de la enfermedad. Hoy se sabe que los cambios morfológicos tienen espectro amplio con cursos naturales variables, incluyendo neoplasias que no progresan o que progresan muy lentamente sin que lleguen a manifestarse durante la vida del paciente”.

Ante esto, agregó que “la detección de tumores indolentes es común a la búsqueda de la enfermedad en su estado invasor, ya que la detección en estados pre-invasivos está exenta de esta discusión”. El experto colombiano consideró que “la detección temprana del cáncer no se puede hacer a cualquier costo y que dicha intervención debería evitar el sobrediagnóstico de tumores indolentes y por ende los efectos indeseables de un tratamiento innecesario”.

El cáncer de próstata es la segunda causa de muerte en pacientes con cáncer en América Latina. Los especialistas aseguran que con controles periódicos se puede detectar de manera precoz y aumentar las chances de tratamiento y cura, aunque reconocieron que todos los hombres tienen riesgo de padecer cáncer de próstata, y que el factor de riesgo más común es la edad. Cuanto mayor es un hombre, más probabilidades hay de que padezca cáncer de próstata.

La próstata es una glándula del aparato reproductor masculino que se ubica por debajo de la vejiga y por delante del recto. Contiene células que producen parte del líquido seminal que protege y nutre a los espermatozoides. Su tamaño puede cambiar a medida que el hombre envejece. El cáncer en ese órgano se origina por la malignización de ciertas células prostáticas.

Según una publicación de la Sociedad Mexicana de Urología “se presenta generalmente después de los 50 años y sus síntomas no son diferentes a los del crecimiento prostático benigno (HPB). Su detección oportuna permite poder lograr su curación ya sea por medio de cirugía o con algún otro tipo de procedimiento”, afirmó.

En caso de no lograrse una curación, agregó la entidad científica, “también es posible realizar tratamientos paliativos que permiten prolongar la sobrevida de éstos pacientes. La falta de información adecuada y las actitudes ‘machistas’ de los pacientes son lo que impide que podamos curar a la gran mayoría de los pacientes que lo padecen, ya que no acuden con el urólogo a su chequeo rutinario después de los 40 años de vida”, advirtió.

Tras el diagnóstico de cáncer de próstata existen distintos tratamientos. “El aplicar medidas generales como evitar agentes que causen inflamación a dicho órgano, el tener una adecuada ingesta de líquidos y el uso de medicamentos específicos o la realización de cirugías son las alternativas de tratamiento”, agregó la sociedad científica mexicana.

Fuente: infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.