Descubren que las células cancerosas son capaces de hibernar «como los osos» para sobrevivir a la quimioterapia

Descubren que las células cancerosas son capaces de hibernar «como los osos» para sobrevivir a la quimioterapia

Durante una investigación, los científicos lograron romper este estado de hibernación y eliminar las células cancerosas para siempre con quimioterapia tras inhibir el proceso de la autofagia celular.

Un equipo de científicos canadienses ha descubierto que las células cancerosas son capaces de «hibernar como los osos» para salvarse ante amenazas como, por ejemplo, el tratamiento de quimioterapia. Los resultados de su investigación, publicada en la revista Cell, podrían explicar por qué los cánceres a menudo reaparecen después de permanecer visiblemente inactivos durante varios años tras el tratamiento, y de esta manera contribuir a derrotar definitivamente la enfermedad.

El equipo estudió células de cáncer colorrectal humano en una placa de Petri, las cuales como resultado de la quimioterapia habían entrado en un estado de hibernación o ‘persistencia tolerante a los fármacos’ (DTP, por sus siglas en inglés). Observaron que las células dejaron de expandirse, por lo que necesitaban muy pocos nutrientes para mantenerse vivas.

Un equipo de científicos canadienses ha descubierto que las células cancerosas son capaces de «hibernar como los osos» para salvarse ante amenazas como, por ejemplo, el tratamiento de quimioterapia. Los resultados de su investigación, publicada en la revista Cell, podrían explicar por qué los cánceres a menudo reaparecen después de permanecer visiblemente inactivos durante varios años tras el tratamiento, y de esta manera contribuir a derrotar definitivamente la enfermedad.

El equipo estudió células de cáncer colorrectal humano en una placa de Petri, las cuales como resultado de la quimioterapia habían entrado en un estado de hibernación o ‘persistencia tolerante a los fármacos’ (DTP, por sus siglas en inglés). Observaron que las células dejaron de expandirse, por lo que necesitaban muy pocos nutrientes para mantenerse vivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *