Donald Trump está arriesgando la supremacía del dólar

Donald Trump está arriesgando la supremacía del dólar

Los mercados buscan el estado de derecho, la estabilidad y el liderazgo. El presidente está poniendo a los tres en riesgo
EE.UU.- Al estallar la primera guerra mundial, los inversores vendieron dólares y compraron libras esterlinas. Debería haber sido al revés, ya que Gran Bretaña había declarado la guerra y EEUU se había apartado. Pero las multitudes buscan la seguridad en una crisis y en ese momento la libra esterlina era la moneda de reserva. Nadie previó que la deuda de la guerra debilitaría a la libra esterlina.

Los mercados reaccionaron de la misma manera después del colapso de Lehman Brothers en 2008. Aunque la crisis comenzó en Wall Street, el dólar subió; EEUU fue recompensado por sus pecados. Pero el despilfarro no puede continuar indefinidamente. Con sus acciones, Donald Trump está arriesgando la posición del dólar en el mundo.

El impacto más tangible del presidente de EEUU es sobre la deuda pública. Si los recortes impositivos del Sr. Trump no expiran, como debe ocurrir dentro de una década, la deuda soberana estadounidense aumentará de 77 por ciento del producto interno bruto (PIB) actual a 105 por ciento para fines de 2028. Esa cifra se acercaría a su nivel más alto en historia, que ocurrió durante la segunda guerra mundial. En comparación, la deuda de Italia es de 131 por ciento del PIB.

Pero eso subestima el impacto del Sr. Trump ya que no toma en cuenta la posibilidad de que ocurra una recesión. Cuando EEUU estaba al borde de la recesión en 2007, la deuda pública del país era 35 por ciento del PIB. Se ha más que duplicado y se ha mantenido en ese nivel desde entonces. Si ocurriera otra recesión, los préstamos de EEUU tendrían que incrementar aún más que antes de los recortes de impuestos del Sr. Trump. Él le ha robado al Tesoro de EEUU las armas que necesitaría para luchar contra una recesión.

Eso es antes de tomar en cuenta que la Reserva Federal de EEUU apenas ha empezado a desenrollar el balance de cerca de US$4 billones que acumuló como consecuencia de la flexibilización cuantitativa. Como la Fed ya está inflada, la política fiscal necesita cumplir esa función aún más. El consenso de los analistas pronostica que la probabilidad de una recesión en EEUU en los próximos dos años es de aproximadamente una en tres. Además, si el Sr. Trump piensa que su reelección de 2020 está en peligro, seguramente generará otro gran estímulo.

Aquí es donde entran los demócratas. Un subproducto de la derrota de Hillary Clinton fue disuadir a los demócratas de la importancia de cuadrar las cuentas. La Sra. Clinton se esforzó por demostrar que sus prioridades de gasto estaban financiadas. Los votantes no se dieron cuenta. El Sr. Trump, por otro lado, les prometió a los estadounidenses la luna (al igual que Bernie Sanders, el rival cercano de la Sra. Clinton para la nominación demócrata). Los demócratas han llegado a la conclusión razonable: si retoman el control de la Cámara de Representantes en noviembre, las condiciones estarán listas para otro gran salto en la deuda de EEUU.

Durante años, los demócratas han defendido la responsabilidad fiscal, mientras que los republicanos sólo han pretendido hacerlo. Ahora ambos rara vez se molestan en mencionar el tema. Si el control del gobierno de EEUU se divide después de noviembre, es probable que el Sr. Trump apruebe una ley de infraestructura no financiada. EEUU necesita modernizar urgentemente sus puertos, carreteras, banda ancha y sistemas de tráfico aéreo. En mi opinión, estos proyectos deberían de ser financiados por impuestos, preferiblemente al carbono. Pero eso no va a suceder. Lo único que deben esperar los mercados es el continuo aumento de la deuda pública de EEUU.

¿En qué punto arriesgará la supremacía del dólar la política quebrada de EEUU? En igualdad de condiciones, el desorden de hoy podría continuar por una o dos décadas más. A diferencia de Italia, EEUU tiene su propia moneda y puede seguir imprimiendo dólares a voluntad. Japón, que tiene una deuda del gobierno central de casi 200 por ciento del PIB, ha demostrado que la tinta roja no siempre desencadena una crisis. Pero la moneda de reserva global debe seguir un estándar más alto que el de Japón.

Como ha argumentado Eswar Prasad, los inversores sólo confiarán en el dólar si confían en las instituciones que lo respaldan. Los mercados buscan el estado de derecho, la estabilidad política y el liderazgo global de EEUU. El Sr. Trump está poniendo a los tres en riesgo.

El mundo podría estar entrando en una era de múltiples monedas de reserva, como predice Barry Eichengreen. Esto ha sido típico durante la mayor parte de la historia. Entre las guerras mundiales, el dólar y la libra esterlina compartieron el escenario con el franco francés y el marco alemán. Hoy, los contendientes rivales serían el renminbi chino y el euro. La transición podría ser suave. Pero también es posible que EEUU sufra un choque masivo de deuda, causado por una guerra u otro colapso financiero de la magnitud de 2008. Un retorno al proteccionismo podría causar un daño similar. En ese momento, el dólar dejaría de ser rey.

No podemos saber qué camino es más probable. Sabemos que el Sr. Trump es alérgico a las transiciones sin problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *