EE.UU. acusa a Beijing de «desestabilizar» el mar de China Meridional y condena sus pruebas de misiles

EE.UU. acusa a Beijing de «desestabilizar» el mar de China Meridional y condena sus pruebas de misiles

El Departamento de Defensa estadounidense apunta a los ensayos realizados en torno a las islas Paracelso, controladas por el gigante asiático pero cuya soberanía también reivindica Vietnam.

El Pentágono acusó este jueves a Beijing de desestabilizar la región del mar de China Meridional, donde varios países se disputan la soberanía de islas estratégicas, con los recientes lanzamientos de misiles que efectuó en la zona. Realizar ejercicios militares en el mar de China Meridional «tiene un efecto contrario al apaciguamiento de las tensiones y el mantenimiento de la estabilidad», dijo el Pentágono en un comunicado.

En el escrito, el país norteamericano subrayó que «las acciones de China, entre ellas los ensayos de misiles, desestabilizan aún más el mar de China Meridional».

El Departamento de Defensa estadounidense menciona en su texto a las islas Paracelso, controladas por Pekín en el mar de China Meridional pero cuya soberanía también reivindica Vietnam.

A principios de julio, el Pentágono se mostró «preocupado» por maniobras militares chinas en torno a ese archipiélago estratégico y de sus aguas ricas en recursos energéticos. Estados Unidos envía a menudo buques de guerra a la proximidad de las islas Paracelso para reafirmar la «libertad de navegación».

El mensaje llega después de que Washington anunciara ayer sanciones y restricciones contra 24 empresas chinas y personas vinculadas a ellas por construir islas artificiales en la misma zona marítima.

Las empresas incluyen subsidiarias de la gigante de la construcción China Communications Construction Co., además de compañías de telecomunicaciones y una unidad del grupo China Shipbuilding.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos dijo que las empresas «permitieron a China construir y militarizar puestos de avanzada en áreas en disputa en el Mar de China Meridional». «China usó sus empresas de propiedad estatal para dragar y recuperar más de 3.000 acres (unas 1.200 hectáreas) en zonas disputadas del Mar de China Meridional, desestabilizando la región, pisoteando los derechos soberanos de sus vecinos y causando devastación ambiental», dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, en una nota divulgada el miércoles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *