Ejército de Australia expulsa a 13 soldados investigados por presuntos crímenes de guerra cometidos en Afganistán

Ejército de Australia expulsa a 13 soldados investigados por presuntos crímenes de guerra cometidos en Afganistán

El hecho se da en medio de la indagatoria por el presunto asesinato de 39 civiles fuera de las operaciones de combate en el país asiático entre 2005 y 2016.

El Ejército de Australia notificó a trece soldados su expulsión tras investigar los supuestos crímenes de guerra cometidos por militares durante su estancia en Afganistán, anunció este viernes el jefe del Ejército, Rick Burr. 

El alto mando apuntó que los 13 acusados cuentan con dos semanas para apelar la decisión. Un informe oficial publicado la semana pasada reveló que soldados australianos de élite serán investigados por el presunto asesinato de 39 civiles fuera de las operaciones de combate en el país asiático entre 2005, año en que reforzó su presencia militar, y 2016, cuando se ordenó la investigación. 

El documento recomienda que 19 soldados sean investigados por estos incidentes, ninguno de los cuales se cometieron «bajo la presión del combate».

La televisión pública ABC informó el jueves en exclusiva de que al menos diez soldados han sido expulsados del Ejército, al identificarlos solo como testigos o cómplices y, por lo tanto, no están entre los 19 investigados con posibles cargos penales. «Se debe considerar cualquier respuesta escrita que brinden las personas (expulsadas) antes de fijar la decisión. 

Cada asunto y circunstancia individual se considerará caso a caso», precisó Burr ante los medios. Otros miembros de las Fuerzas Armadas también podrían ser expulsados o castigados con sanciones disciplinarias.

 El jefe de las Fuerzas de las Defensa de Australia, Angue Campbell, declaró la semana pasada que el citado informe revela «información creíble que corrobora 23 incidentes de presuntos asesinatos ilegales de 39 personas a manos de 25 miembros de las fuerzas especiales australianas».

Campbell, quien pidió perdón por los crímenes cometidos, indicó que muchos de los incidentes eran parte de rituales de iniciación de los nuevos soldados, al agregar que además los implicados colocaron armas y aparatos de radio en los cuerpos de los civiles asesinados como parte de lo que calificó una «cultura de competencia tóxica» dentro de las fuerzas de élite.

 En estos «registros vergonzosos», que en su mayoría ocurrieron en los años 2012 y 2013, «se presume que algunas patrullas se tomaron la justicia por su mano, quebraron las leyes, mintieron y mataron a prisioneros», a la vez que «presuntamente se desalentó, intimidó y desacreditó a aquellos que deseaban hablar», señaló Campbell.

 Australia llegó a desplegar hasta 1.500 soldados para operaciones de combate entre 2001 y 2014 en Afganistán, lo que se consideró como la mayor aportación militar de un país fuera de la Alianza Atlántica, y desde entonces mantiene reducidos destacamentos militares dedicados a labores de capacitación y entrenamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *