El 65 por ciento de los estadounidenses dice que es moralmente aceptable fumar marihuana

El 65 por ciento de los estadounidenses dice que es moralmente aceptable fumar marihuana

Casi dos tercios de los estadounidenses dice que fumar marihuana es “moralmente aceptable”, mientras que el 31 por ciento desaprueba la marihuana por motivos morales, según una nueva encuesta publicada recientemente por Gallup.

Ese es un salto brusco desde 2013, cuando una pregunta similar en una encuesta del Public Religion Research Institute descubrió que poco menos de la mitad de los estadounidenses señaló que era moralmente aceptable fumar marihuana.

El cambio en la aceptación moral de la marihuana refleja la transición en el apoyo a la legalización durante ese período de tiempo, que aumentó del 48 por ciento a finales de 2012 al 64 por ciento el otoño pasado, de acuerdo a datos de Gallup.

En el espectro de la moralidad, los estadounidenses ahora califican el uso de marihuana de manera similar a las relaciones entre homosexuales y lesbianas, la investigación con células madre o tener un bebé fuera del matrimonio. Se considera significativamente más aceptable que las pruebas médicas en animales, el aborto o la pornografía. Pero se considera menos aceptable que el consumo de alcohol, que el 78 por ciento de los encuestados considera moralmente aceptable.

La brecha en la aceptación de la marihuana y el alcohol es impulsada casi en su totalidad por conservadores, según muestran los datos de Gallup. La marihuana y el consumo de alcohol son vistos como moralmente aceptables por la gran mayoría de los autodescritos liberales y moderados, que en conjunto comprenden alrededor del 61 por ciento de la población adulta. Entre los conservadores, sin embargo, el 75 por ciento dice que beber es aceptable, mientras que el 47 por ciento dice lo mismo del consumo de marihuana.

Si bien la legalización de la marihuana ha contado con el respaldo mayoritario de los votantes demócratas desde al menos 2010, muchos políticos demócratas importantes han sido lentos para abrazar el tema. Pero hay señales que comienzan a cambiar: a principios de este año, el líder de la minoría del Senado, Charles E. Schumer (demócrata por Nueva York) presentó un proyecto de ley en el Senado que despenalizaría el uso de marihuana a nivel federal.

Otro proyecto del Senado, conocido como “Marijuana Justice Act”, que legalizaría la marihuana en todo el país y penalizaría a los estados que se nieguen a hacerlo, ha atraído a varios líderes demócratas, como Cory Booker (Nueva Jersey), Kirsten Gillibrand (Nueva York), Kamala D. Harris (California) y el senador independiente Bernie Sanders (Vermont).

Las próximas pruebas de la voluntad de los votantes para cambiar las leyes sobre la marihuana llegarán en noviembre, cuando los votantes de Michigan decidirán si legalizarán la droga y los votantes en Utah y Missouri considerarán las medidas para la marihuana medicinal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!