El diputado Daniel Silveira, el expolicía que se alzó como «estrella» del bolsonarismo en Brasil

El diputado Daniel Silveira, el expolicía que se alzó como «estrella» del bolsonarismo en Brasil

La Corte Suprema condenó al parlamentario a ocho años y nueve meses de prisión por ataques a la democracia. Sin embargo, 24 horas después fue indultado por el mandatario brasileño.

Ni Jair Bolsonaro, ni Luiz Inácio Lula da Silva. Si hay un nombre que suena desde hace semanas en Brasil es el de Daniel Silveira, un diputado indultado por el mandatario que ha hecho del desacato a las autoridades y de un extenso historial de delitos su sello de identidad.

En abril Silveira fue condenado por el Supremo Tribunal Federal a ocho años y nueve meses de prisión por ataques a la democracia, y 24 horas después recibió el indulto del mandatario, lo que provocó un nuevo choque mayúsculo entre la máxima corte y Bolsonaro.

El diputado —irónicamente definido como el ‘popstar’ del Legislativo o como el ‘pitbull’ del clan presidencial— ocupó también el mes pasado los titulares de la prensa cuando se encerró en el Congreso en protesta a una orden judicial que obligaba a colocarle una tobillera electrónica.

Todos estos acontecimientos no impidieron que fuese nombrado miembro de la Comisión de Constitución y Justicia, un órgano clave de la Cámara de Diputados porque es responsable de examinar la constitucionalidad de las propuestas que se tramitan.

Pero, ¿quién es este hombre de cabeza rapada y andares chulescos, defendido a capa y espada por el presidente brasileño?

Silveira, un expolicía de 39 años, nació en Petrópolis, en el interior del estado de Río de Janeiro. En 2007, cuando trabajaba como cobrador de autobús, fue investigado por presentar certificados médicos falsos en el trabajo.

Pero la primera vez que fue detenido fue en 2012 por vender anabolizantes en los gimnasios de su ciudad natal, lo que dificultó después su ingreso en la Policía Militar.

El portal The Intercept Brasil publicó detalles de su historial disciplinario en la corporacón: 60 sanciones, 14 amonestaciones y dos advertencias.

«Actos antidemocráticos y noticias falsas»

Silveira se hizo realmente conocido en 2018, cuando apareció en un video rompiendo una placa en homenaje a Marielle Franco, la concejala de Río de Janeiro y defensora de los derechos humanos acribillada a balazos ese mismo año junto a su chófer Anderson Gomes.

Tras abandonar la Policía Militar, fue elegido diputado federal del Partido Social Liberal (PSL), la formación con la que Bolsonaro ganó las elecciones y que después abandonaría.

En solo dos años de mandato, la Corte Suprema ya tiene abiertas dos investigaciones contra él: por organización de actos antidemocráticos y por difusión de noticias falsas.  

En 2021, el diputado fue detenido por atacar a varios jueces de la máxima corte y por divulgar videos en los que hacía apología del Acta Institucional 5 (AI-5), un decreto emitido en 1968 durante la dictadura militar y considerado uno de los más represivos. 

Aprovechó la ocasión para mandar un mensaje al juez Alexandre de Moraes, enemigo número uno del bolsonarismo, que ha abierto varias investigaciones contra el mandatario.

«Magistrado, quiero que sepa que se está metiendo en un pulso que no puede ganar. No sirve de nada que trate de callarme.

 He sido arrestado más de 90 veces por la Policía Militar del estado de Río de Janeiro. Estuve en lugares que ni se imagina.

 Ni se imagina a lo que me he enfrentado, magistrado», espetó en una grabación.

«Atrincherado en el Congreso»

El pasado noviembre, fue puesto en libertad provisional, pero poco después la Fiscalía le denunció por seguir atacando a la Corte Suprema.

El juez De Moraes determinó colocarle una tobillera para vigilarle.

Fue entonces cuando se «atrincheró» en la Cámara y se publicaron varias imágenes de él que los bolsonaristas aplaudieron.

En una aparecía con un colchón y una almohada dispuesto a pasar la noche en el Congreso y en otra tomaba café en camiseta y pantalón corto en un despacho.

El Supremo Tribunal Federal no se ha pronunciado sobre el controvertido indulto, pero el martes el juez De Moraes volvió a la carga y le impuso una multa de 405.000 reales (más de 80.000 dólares) por violar «en 27 ocasiones» las medidas cautelares impuestas en su contra.

Pero la pregunta es: ¿por qué a Jair Bolsonaro le interesa apoyar a alguien así?

Para el politólogo Creomar de Souza, de la consultora Dharma Politics, el presidente está usando al polémico congresista para azuzar su guerra abierta contra la Corte Suprema.

«Para Bolsonaro, generar un sentimiento de rechazo de la Corte Suprema es mucho más importante que un parlamentario específico.

Por eso, el gran movimiento del presidente fue la concesión del perdón constitucional, y lo que pase después con el diputado es irrelevante», destaca. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.