El imperio de la ley

Aquí hay que respetar la ley, sea quien sea, empezando por el presidente de la República”. Palabras del mandatario Luis Abinader, luego de unos días donde en situaciones separadas, ha quedado en evidencia que existen resistencias aisladas al respeto de la ley y su aplicación, fuera quien fuera, un compromiso de campaña asumido con la ciudadanía, y que ahora el gobierno ha refrendado a cabalidad.

El problema de fondo es un tema de institucionalidad. Durante años habíamos denunciado el deterioro de las instituciones y de la democracia, la cual se sustenta en poderes sólidos, independientes y complementarios entre sí.

Pero, en los últimos tres lustros, se había producido un secuestro de la justicia, erradicando el régimen de consecuencias, e instaurando una peligrosa cultura de que los actos ilegales solo eran punibles para aquellos que no ostentaran rango, poder o influencia alguna.

Sponsored
[Galería] Su suegra usó un vestido de novia para su boda. Así es como ella se vengó

A partir del año 2020, cuando todo cambia y llega el PRM al poder por primera vez en su joven historia, asumió por igual el presidente Luis Abinader, con la promesa de una justicia independiente, de una reforma policial y de la aplicación integral de la ley. El propio Abinader ha repetido en reiteradas ocasiones que si en este país la ley se aplica “se resolverían muchos problemas que tenemos en la actualidad”.

En un hecho de consecuencia pura y simple, el presidente del PRM y ministro Administrativo, José Ignacio Paliza, pidió la expulsión de un legislador de nuestras filas, que alegadamente agredió a una agente de la Policía Nacional durante el toque de queda.

“Cualquier miembro de esta organización que infrinja las normas de orden público deberá responder personalmente por sus hechos. Nuestra organización política reitera su compromiso con el fortalecimiento institucional, el respeto a la Ley y la independencia de la justicia», reza en un comunicado el PRM.

Lo anterior es reflejo de cuán consciente está el partido y el gobierno de la importancia de esa máxima de “ley pareja no es dura”, porque un sistema democrático, equilibrado y legítimo, está basado en la confianza de la ciudadanía en las instituciones, en la independencia de los poderes y en dar el ejemplo desde las más altas esferas del poder.

El imperio de la ley es un llamado al retorno total e integral del país a la legalidad, en especial de quienes ostentamos posiciones públicas, porque además de democracia somos una república, y en una república los ciudadanos eligen a sus representantes, siendo estos los primeros que deben predicar con el ejemplo y no avasallar. En el pasado la ley era servirse; en el presente la misión es servir.

Por: Orlando Jorge Mera

orlandojorgemera@yahoo.co

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.