El manto sagrado de Jesús: el misterio que esconde el sudario de Turín

El manto sagrado de Jesús: el misterio que esconde el sudario de Turín

Esta es una de las reliquias que habría dejado la pasión de Cristo y que sigue siendo tema de debate entre los creyentes e investigadores que intentan demostrar su origen y autenticidad.

Ya sean creyentes o no, las personas han mostrado un poderoso interés en conocer cómo fue la vida terrenal de Jesús, el hijo de Dios que fue enviado a la tierra para convivir con hombres y mujeres para dejarles sus enseñanzas e instrucciones para que aquellos que lo amaban y creían en él puedan predicar en todos los rincones del mundo.

Con el paso de los años, las películas, libros, investigaciones y registros históricos han intentado definir lo que atravesó tras ser crucificado y en lo que se sabe sobre su resurrección. Entorno a estos temas, que siguen causando polémica entre curiosos y fieles, se destaca el manto sagrado, uno de los elementos que darían señales de los daños físicos que sufrió, además de revelar rasgos de su rostro.

¿QUÉ ES EL MANTO SAGRADO?

Conocido como el santo sudario o la sábana santa de Turín, se encuentra en la Catedral de la ciudad italiana que originó su nombre. Esta muestra las señales que dejaron las marcas en el cuerpo de un hombre con barba, brazos cruzados y con evidentes heridas en la mayor parte de sus zonas. Los creyentes sostienen que esta tela se trataría del elemento que cubrió el cuerpo del primogénito de María.

¿QUÉ SE SABE SOBRE EL MANTO SAGRADO?

Para la década de los ochenta, Samuel Pellicori se convirtió uno de los voceros de un grupo de investigadores que aseguraban que el santo sudario de Turín si registraba el rastro de un hombre, presuntamente, Jesús.

Este equipo de científicos estadounidenses iniciaron un trabajo llamado “Sudario Sagrado de Turín” en el año 1978, el cual dio sus primeros resultado en diciembre de 1980, en el que detallaban que no se trataba de una adulteración las marcas en la tela hallada, sino que fueron causadas por el contacto con un cuerpo humano.

El especialista mencionó que este símbolo del catolicismo no poseía algún tipo de adherido como pintura u otro componente artificial. Es así como muchos fieles dieron por cierto que este elemento fue usado para envolver el cuerpo del hijo de Dios luego de padecer por una crucifixión publica frente a los ojos de su madre.

Aunque luego de los primeros reportes se despertó el rumo de que se trataría de un trabajo hecho por un hábil pintor, Pellicori defendió lo encontrado: “El sudario no es producto de un hábil artista”.

Gracias a las fotografías fluorescentes ultravioletas se logró precisar que “la sangre de las heridas del hombre crucificado tuvo que ser trasladada al Sudario por contacto directo, y no por algún misterioso arranque de energía”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.