El miedo al COVID-19 devuelve la confianza en los medios más creíbles

El miedo al COVID-19 devuelve la confianza en los medios más creíbles

Por: Felipe Vallejos M.

El temor a la propagación, contagio y padecimiento del coronavirus COVID-19, parece tener directa relación con el rescate de las informaciones fiables y los medios creíbles que las difunden, por encima de medios y personas que habían ganado, hasta ahora, mucho terreno con la divulgación indiscriminada de noticias engañosas.

Ese parece ser el nuevo escenario que ha planteado la peor pandemia del último siglo, comportamiento que han detectado recientemente investigadores italianos, fundadores del observatorio Infodemics, en colaboración con la plataforma de análisis de datos, Comune Lab, liderados por Manlio de Domenico, físico de la Fundación Bruno Kessler y director del centro a cargo del observatorio.

Los investigadores recogieron tuits y publicaciones en redes sociales, desde el 20 de enero de este año, a la fecha, es decir, poco más de 4 millones de publicaciones diarias, ante la cual emitieron una sorprendente conclusión.

Dicha conclusión bien podría marcar un punto de inflexión en esta era de máxima propagación de fake news, y es que, así lo analizan los investigadores citados, cuando la amenaza del coronavirus se acerca a un país determinado, la población en cuestión parece alejarse de noticias engañosas, para ahondar más en la búsqueda de informaciones creíbles y sustentadas.

Esto se ha vislumbrado en redes sociales virtuales populares como Twitter y Facebook, cuya información permitiría en teoría, predecir dónde va a llegar el virus solo por el movimiento de la población hacia información fidedigna, estableciendo una suerte de correlación entre información fiable del virus y casos confirmados, según reportó a su vez, The New York Times el pasado 23 de marzo, en un artículo de Kevin Roose y Gabriel J. X. Dance.

Por lo demás, agencias y plataformas que analizan el tráfico de medios así lo han confirmado en levantamientos recientes. “Lo que sabemos es que la gente está compartiendo e interactuando más con medios de calidad durante la crisis del coronavirus, por oposición a otros de menos calidad”, dijo el director editorial y de investigación de NewsWhip, Benedict Nicholson, en declaraciones a el diario español El País.

Por supuesto, la amenaza del virus de la desinformación sigue latente. De hecho, el equipo italiano liderado por De Domenico reveló que no es que bajó la cantidad de enlaces a sitios web de poca confianza, sino que disminuyó la cifra de usuarios expuestos y de quienes compartían dichos links.

Escenario sin precedentes

En más de un siglo, el mundo no había vivido una crisis sanitaria del calibre que ha planteado el COVID-19. De ahí que el comportamiento de las sociedades tampoco pueda tener mucho material de comparación. No obstante, es llamativa la forma en que los usuarios han ido migrando de “retuitear” lo primero que se encuentran, a ser más cautos y a volver a medios fiables.

La tendencia de los últimos años, acentuada y visible en campañas electorales que calaron, como las de Estados Unidos en el 2016, el Brexit del Reino Unido (2016) y las de Brasil con Bolsonaro, era la supremacía creciente de noticias engañosas para permear a la opinión pública y radicalizar a los votantes de un lado y otro.

Queda la duda de si esta experiencia con el COVID-19 y la búsqueda de información fiable, por encima de la extensa oferta de noticias falsas y engañosas, se extrapolará a ámbitos más permanentes como la política, negocios, deportes o ciencia y tecnología, todos temas que suelen sufrir los embates de la difusión masiva, rápida y profunda de las ya famosas fake news.

En tiempos de campaña electoral, a República Dominicana le toca de cerca el hecho de que la política es por lejos, el tema que más se diluye entre noticias reales y engañosas. Esto fue revelado hace exactamente dos años, en marzo del 2018, por investigadores del MIT, en un estudio impulsado por Twitter, el cual confirmó que las informaciones falsas reciben un 70% más de “retuits” que las veraces, y que estas, para llegar a 20 mil personas, lo hacen tres veces más rápido que cualquier otra información de carácter real o fiable.

El escenario que plantea el COVID-19 y la necesidad imperiosa de información por parte de la población, quizás por el temor genuino de lo que pueda suceder en los próximos meses, es, paradójicamente, una invitación al optimismo en esta lucha contra quienes, por dinero, intereses o simplemente por ser amantes del ruido público, difunden informaciones no verificadas, en directo perjuicio de la verdad y de los hechos probados.

@felipevallejos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *