Eminentes científicos brasileños se rebelan contra Bolsonaro, rechazan una prestigiosa condecoración y denuncian una «purga política»

Eminentes científicos brasileños se rebelan contra Bolsonaro, rechazan una prestigiosa condecoración y denuncian una «purga política»

El gesto se produce después de que el presidente retirase la orden al mérito científico a dos investigadores.

Veinte destacados científicos de Brasil han decidido rebelarse ante las declaraciones y provocadoras acciones del presidente, Jair Bolsonaro. Y lo han hecho rechazando de manera colectiva la condecoración de la Orden Nacional del Mérito Científico, una de las más prestigiosas de Brasil y que les había otorgado el propio mandatario.

Un gesto con el que también quisieron mostrar su rechazo a la decisión del ultraderechista, anunciada la semana pasada, de retirar la orden al mérito científico a los investigadores Marcus Vinícius Guimarães Lacerda, del centro de investigación médica Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), y Adele Schwartz Benzaken, directora de Fiocruz para la Amazonía.

Ya antes, Benzaken fue despedida de la dirección del departamento de VIH del Ministerio de Salud cuando Bolsonaro llegó al poder, después de que su departamento publicase un folleto dirigido a los hombres transgénero.

Mientras, Lacerda demostró en un estudio la ineficacia de la cloroquina para combatir el covid-19. Abiertamente en contra de este fármaco, que defiende hasta la saciedad Bolsonaro, el investigador llegó a recibir amenazas, lo que le obligó a desplazarse con escolta. 

«El Gobierno brasileño no solo ignora la ciencia, sino que activamente boicotea las recomendaciones epidemiológicas y de salud colectiva»

El resto de científicos galardonados no tardó en reaccionar. En una misiva dicen estar honrados por recibir «uno de los mayores reconocimientos que un científico puede recibir», pero lamentan que sea otorgado por un gobierno que «no solo ignora la ciencia, sino que activamente boicotea las recomendaciones epidemiológicas y de salud colectiva». 

«Como científicos, no toleramos la forma en que el negacionismo en general, el acoso a compañeros científicos y los recientes recortes en los presupuestos federales para ciencia y tecnología se han utilizado como herramientas para hacer retroceder los importantes avances logrados por la comunidad científica brasileña en las últimas décadas», afirman.

«Hay que reaccionar en nombre de la democracia»

El presidente de la Academia Brasileña de Ciencias, Luiz Davidovich, dijo entender «perfectamente» la postura de los científicos y criticó duramente a Bolsonaro. «Es una purga política de esas que hemos oído hablar en regímenes totalitarios en el siglo XX y debemos condenarla», dijo en referencia a la decisión del ultraderechista de retirar la conmemoración de Benzaken y Lacerda.

«Es una actitud ética, de protesta, contra la discriminación. Creo que es necesario reaccionar contra estos actos autoritarios, porque pueden evolucionar e ir en aumento. Hay que reaccionar en nombre de la democracia», añadió. 

La Orden Nacional de Mérito Científico es una de las mayores condecoraciones de Brasil destinadas a científicos y se estableció en 1993 por el entonces presidente Itamar Franco para honrar a los profesionales que realizan «contribuciones relevantes a la ciencia y a la tecnología».

Un nuevo golpe a la popularidad del mandatario

Este gesto por parte de la comunidad científica supone un varapalo para el presidente, cuya popularidad está en caída libre. 

Desde que comenzó la pandemia, Bolsonaro siempre ha ido en contra de las recomendaciones médicas de la cuarentena y ha alentado a la población a no llevar mascara, además de generar grandes aglomeraciones en los peores momentos del covid-19 y promover los medicamentos sin eficacia científica comprobada. 

Actualmente hay más de un centenar de pedidos de ‘impeachment’ en su contra y recientemente también fue acusado de varios delitos, entre ellos, de crímenes contra la humanidad, por una comisión del Senado que durante meses investigó las acciones y omisiones de su Gobierno en la gestión de la pandemia, que ha dejado más de 609.000 muertos. Entre sus conclusiones, la comisión consideró que el Ejecutivo sigue animando a la población a tomar fármacos como la cloroquina. 

El pasado mes de septiembre, el mandatario defendió ante la Asamblea Nacional de la ONU estos remedios. «La historia y la ciencia sabrán responsabilizar a todos», aseguró.

Marta Miera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *