Escuchar y gobernar

Escuchar y gobernar

El presidente Luis Abinader ha cumplido cinco meses de gestión gubernamental, semanas intensas de trabajo, jornadas de 17 horas seguidas, para paliar una crisis económica derivada a su vez de una sanitaria, producto de una pandemia que ha golpeado al mundo por más de un año. A pesar de las dificultades, ha renacido la esperanza y el saldo es favorable.

“Escuchar no es una debilidad, es una fortaleza, parte de los regímenes democráticos”, dijo el presidente Abinader en un encuentro ciudadano que sostuvo de forma presencial y virtual con distintos dominicanos, a quienes respondió preguntas de los tópicos más diversos, tales como salud, economía, empleo, seguridad ciudadana, relaciones con Haití y justicia.

El mandatario pasó balance de sus primeros cinco meses, en lo que puede catalogarse como un Gobierno que escucha.

Lo hizo cuando rectificó con el proyecto de ley de presupuesto para el año 2021, que incluía impuestos transitorios. Lo hizo al juramentar a un Ministerio Público independiente. Escuchó cuando el pueblo reclamó medidas para reactivar la economía. Escuchó cuando le pidieron propiciar vacunas disponibles para todos los dominicanos.

Luis Abinader escucha y responde con acciones. Lo hizo cuando promovió una Junta Central Independiente; cuando obró con el ejemplo y cortó gastos innecesarios del Ejecutivo; cuando incrementó en un 100% la disponibilidad de medicinas, y cuando fortaleció las relaciones con Haití en el marco de un acuerdo justo, transparente y de mutuo beneficio.

Los resultados están a la vista. La economía dominicana crecerá un 6% según el Banco Central; y un 4.8% según el Banco Mundial, proyectando para el 2022 un crecimiento de un 4.5%, por encima del promedio regional que es de un 3.7%. En definitiva, estaremos entre los cinco países de América Latina y el Caribe que mejor le irá en este año.

A la par, República Dominicana esperaba cerrar el 2020 con un déficit de un 9.4% con respecto a su Producto Interno Bruto (PIB); lo hizo en un 7.7%, esto producto de que el gobierno redujo sustancialmente el déficit presupuestario en unos 50 mil millones, a los cuales se sumaron otros 30 mil millones de pesos hacia finales de diciembre.

El presidente nos ha pedido atender lo urgente sin olvidar lo importante. Así hemos procedido desde el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, procurando un auténtico relanzamiento de la mano de la fuerza de la ley, retornando a la legalidad a la hora de otorgar permisos; sancionar cuando se debe y someter a la justicia a quienes incurran en violaciones a las áreas protegidas. Se trata de un ministerio que escucha y acciona. Así se construye y consolida la democracia.

Por: Orlando Jorge Mera

[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *