Espionaje y difamación: Acusan a Elon Musk de intentar “destruir” a un exempleado por una filtración

Espionaje y difamación: Acusan a Elon Musk de intentar “destruir” a un exempleado por una filtración

Elon Musk habría emprendido una campaña para “destruir” a Martin Tripp, un empleado que filtró una noticia sobre el despilfarro y la seguridad en una fábrica de Tesla en junio de 2018, según revela un artículo de Bloomberg Businessweek.

Según relató a este medio Sean Gouthro, exgerente de seguridad de la denominada ‘Gigafábrica’ de Tesla en Nevada (EE.UU.), investigadores de la compañía contratados personalmente por Musk supuestamente piratearon el teléfono del empleado, espiaron sus mensajes e incluso avisaron a la Policía sobre un supuesto tiroteo en masa que Tripp estaba planeando en las instalaciones que nunca tuvo lugar.

“Podían hacer cosas que ni sabía que existían”
Gouthro detalla que, tras la publicación de un artículo en Business Insider en el que se afirmaba que Tesla estaba desperdiciando una cantidad “asombrosa” de materia prima a medida que incrementaba la producción del sedán Modelo 3, le fue encomenda la tarea de rastrear a la persona que estaba detrás de esa filtración. Rápidamente, su atención se centró en Tripp, el único empleado que había tenido acceso a los datos citados en el artículo.

Tripp fue entonces interrogado por los investigadores de Tesla y, aunque admitió haber filtrado la información, negó haber aceptado sobornos de la reportera, acusación que Musk lanzó contra él más tarde en Twitter. Gouthro —quien desde entonces dejó Tesla y presentó una denuncia ante la Comisión de Bolsa y Valores— sostiene que el multimillonario jefe de la empresa intentó dañar la reputación de Tripp difundiendo información falsa.   

Asimismo, Gouthro asegura que “vio a un colega leyendo los mensajes de texto y correos electrónicos que Tripp estaba enviando durante los recesos en el interrogatorio”. También afirma que “un investigador de Tesla instaló un dispositivo en la fábrica que monitoreaba las comunicaciones privadas de todos”.

“Tenían la capacidad de hacer cosas que ni siquiera sabía que existían”, indicó Gouthro a Bloomberg, confesando que eso le “asustó muchísimo”.

Falsa amenaza

Después de ser despedido el 19 de junio de 2018, Tripp vio un artículo en la Red sobre su persona que incluía datos personales como su lugar de residencia, y envió un correo electrónico a Musk: “Esto le pasa a usted por las mentiras que ha dicho al público y los inversores”. “Amenazarme solo empeora las cosaspara usted”, le respondió su exjefe antes de decirle que era “un ser humano horrible”.

El 20 de junio, la compañía demandó a Tripp por 167 millones de dólares. El mismo día, el equipo de seguridad de Tesla alertó a la Policía de que había recibido un aviso anónimo de que el exempleado estaba planeando un tiroteo en masa en la fábrica. Sin embargo, poco después, un agente encontró a Tripp “desarmado y llorando”, reseña Bloomberg.

El sheriff rechazó luego la solicitud de Tesla de realizar un anuncio público sobre el incidente, pero a la mañana siguiente un representante de la compañía le envió un mensaje de texto a un reportero en el que detallaba la supuesta llamada y amenaza.

  • Tesla asegura que las acusaciones de Gouthro son “falsas y sensacionalistas”, y agrega que el exgerente de seguridad fue despedido por “un desempeño deficiente”, afirmación que él niega, indica Bloomberg.
  • Tripp, quien más tarde presentó una denuncia oficial ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés), vive actualmente en Hungría para “huir de la atención”.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *