Granada para pacientes con enfermedades neurodegenerativas. 

Granada para pacientes con enfermedades neurodegenerativas. 

La granada es una fruta originaria de Asia que contiene pequeños granos rojos que podemos consumir de manera natural o en forma de jugo. Esta fruta ejerce una acción neuroprotectora en contra la enfermedad de Alzheimer y sería capaz de prevenir el envejecimiento cerebral. La fruta es conocida por sus propiedades antiinflamatorias, anti envejecimiento y antioxidantes.

Entre las propiedades de la granada encontramos un polifenol llamado elagitanino que utiliza la flora intestinal para fabricar moléculas llamadas urolitinas. Son éstas urolitinas las que explicarían los beneficios de esta fruta. Pero, ¿Cómo actúan estos polifenoles de la granada?

La urolitina A es un compuesto naturalmente producido en el intestino cuando una molécula de la granada de la familia de las elagitaninas es digerida por las bacterias de la flora intestinal. Cuando el precursor de la urolitina A está presente en el intestino, se divide en ácido elágico y se transforma en las bacterias intestinales para convertirse en urolitina A.

Un equipo de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza; realizó una prueba sobre la urolitina A en los gusanos nematodos Caenorhabditis elegans ya que estos son muy útiles a la hora de estudiar el envejecimiento celular, puesto que a los 8 o 10 días de vida, ya se los considera viejos. Como resultado, cuando los gusanos se exponen a la urolitina A, viven aproximadamente un 45% más.

El equipo también observó que la urolitina A, impide la acumulación de mitocondrias defectuosas a medida que el gusano envejece.

Al momento de envejecer, las mitocondrias (fábricas energéticas de células), se vuelven débiles. Este es un proceso denominado mitofagia, es decir, el reciclado de mitocondrias ya usadas e inútiles. Si las mitocondrias utilizadas ya no son reciclables, pueden causar problemas en las células, especialmente a nivel de los músculos, que pueden debilitarse. Existen pruebas que demuestran que las mitocondrias desgastadas juegan un rol en las enfermedades ligadas al envejecimiento como el mal de Parkinson.

Los investigadores suizos repitieron luego estas experiencias en ratones y descubrieron que la urolitina A conducía a una reducción significativa de mitocondrias defectuosas. Además, los ratones más viejos (dos años), tenían un 42% más de resistencia que los ratones que no había sido sometidos a tratamiento y también se comprobó que mejoraban la capacidad física.

La urolitina A por lo tanto, restaura la mitofagia. Para uno de los autores de este estudio el profesor en neurociencia Patrick Aebischer, “la urolitina A es la única molécula conocida que puede recomenzar el proceso de limpieza mitocondrial también conocido como mitofagia. Es una sustancia completamente natural y su efecto es poderoso y comprobable.”


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!