Guardiola encumbra a Laporte

Guardiola encumbra a Laporte

Si se piensa en el jugador más trascendental para el juego de posesión que abandera el Manchester City desde la llegada de Pep Guardiola en 2016, vienen al imaginario los Rodrigo, Gündogan, De Bruyne o Bernardo Silva. Incluso João Cancelo, al que el técnico de Santpedor ha convertido en su particular Dani Alves o Philipp Lahm. Un lateral que hace las veces de volante creativo en el embrión de la jugada, a la altura posicional de los mediocentros.

Sin embargo, los datos generados por la inteligencia artificial de Olocip evidencian que la pieza más decisiva estadísticamente de este Manchester City cuando posee el balón es Aymeric Laporte. El central franco-español no solo es el defensa que más impacto tiene en la creación de juego en la Premier League, o el segundo jugador en general que más valor genera con sus acciones en este apartado, en una competición caracterizada por su dinamismo, si no que también es el más diferencial de todos para la particular estructura de juego del cuadro skyblue a la hora de crear juego.

.

.

Con sus acciones totales está generando un valor de 0,43 cada 90’. Es decir, si Laporte está en el campo contribuye a generar una diferencia de un gol, ya sea marcar o evitar, cada 209′. Pero no solo eso. Que sea el mejor constructor de juego del equipo, o el más clínico, se explica en sus cambios de orientación, vitales para la tan demandada basculación de Pep en esa búsqueda del jugador libre en su juego posicional y para dotar de amplitud al equipo alimentando a los hombres de banda. En esta faceta es también el mejor citizen.

Un defensa con piel de mediocentro

Todo ello a pesar de no ser el eje del sistema de juego del campeón del actual campeón de la Premier League, que recae sobre las espaldas de Rodrigo. Si por las botas del madrileño pasan la mayor cantidad de balones en los estratosféricos porcentajes de posesión del Manchester City, las de Laporte son las siguientes.

El central es el segundo que más pases completa con acierto de todos sus compañeros. Y además, hacia adelante, dotando de verticalidad al juego. Asimismo, es una vía de escape ante equipos que practican la presión alta, ya que es un seguro en la conducción para sortear adversarios, donde es el segundo mejor en un equipo con superdotados técnicamente en la materia como Mahrez, Bernardo Silva, Grealish, Foden, Gündogan o Cancelo.

A pesar de que esta temporada ha mejorado tanto ofensivamente como en la construcción de juego respecto al año pasado, también lo ha hecho defensivamente. Por tanto, no es únicamente un defensa ornamental. En lo que concierne a sus funciones posicionales es el segundo mejor central del equipo hablando puramente de defender, tras Rúben Dias, su habitual compañero en la retaguardia y en la que Guardiola tiene su candado: es el equipo menos goleador de la Premier League. También sucede en la estadística al portugués a la hora de cortar balones.

Laporte, el caza del City

El juego aéreo es la otra virtud principal a la que da brillo la inteligencia artifical de Olocip. Se ha erigido señor del aire del equipo de Guardiola, que ha convertido este arte, con 18 goles anotados en estrategia, en su nueva arma secreta. Es el que más duelos aéreos gana y el que más goles marca de cabeza, con dos. Toda esta ensalada de mejoras evidencian que está jugando la mejor temporada de su carrera deportiva desde que llegara en 2017. De hecho, a rasgos generales, es el jugador que más impacto ha tenido esta temporada en el Manchester City y el 5º de la Premier. Mientras se encarga de mantener a raya a Benzema, Vinicius y compañía, Luis Enrique, el principal artífice de su nacionalización, es uno de los que se frota las manos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.