Hábitos para promover la salud renal

Hábitos para promover la salud renal

La salud renal se puede definir como el correcto funcionamiento de los riñones. Sigue leyendo y conoce los hábitos para mantenerla.

12 hábitos para promover la salud renal

Promover la salud renal, o sea, el correcto funcionamiento de los riñones, es vital para todo el cuerpo. Estos órganos realizan una función de filtrado de los desechos, de todas las sustancias que el organismo no puede utilizar porque son dañinas o están en exceso.

Los riñones están trabajando todo el día. Se estima que filtran cerca de 100 centímetros cúbicos por minuto, lo que equivale a 150 litros cada 24 horas. Por ellos pasa y vuelve a pasar la sangre para su limpieza.

En el presente artículo te contamos lo que puede afectarlos y cómo puedes hacer para promover la salud renal, evitando la aparición de patologías como los cálculos.

Funciones de los riñones

Los riñones son órganos pares, ubicados a ambos lados de la columna, a la altura de la cintura. Son más o menos del tamaño de un puño y tienen forma de frijol.

Dentro de cada riñón se encuentra una inmensa cantidad de unidades funcionales llamadas nefronas. Se estima que en un ser humano adulto hay alrededor de 1 millón de ellas.

En el proceso de filtrado la sangre ingresa primero a un glomérulo, que retiene las moléculas grandes (proteínas). Luego pasa por la cápsula de Bowman, para un segundo filtrado, captando las sustancias de desecho que se derivan a los túbulos renales, recolectando minerales (como sodio y potasio), así como glucosa.

Finalmente, el material de desecho se diluye en los túbulos, mezclándose con urea y otros ácidos para formar la orina, que se almacena en la vejiga.

Además de filtrar los desechos, los riñones también realizan otras funciones:

  • Controlar la presión.
  • Mantener los niveles de acidez en sangre.
  • Participar en la producción de glóbulos rojos.
  • Producir hormonas: eritropoyetina, renina y calicreína.
  • Activar una forma de vitamina D.

Sigue leyendo: Riñones: funcionamiento

Factores que no pueden promover la salud renal

En cuanto a los factores de riesgo relacionados con la enfermedad renal, se encuentran problemas de salud como la hipertensión arterial y la enfermedad cardíaca.

También está la diabetes. Las personas con este padecimiento tienen un mayor riesgo o predisposición de desarrollar enfermedad renal, siendo esta la principal causa en la mitad de los casos de insuficiencia crónica.

Una edad mayor de 50 años, antecedentes familiares y pertenencia a algunos grupos étnicos (africano, hispano, asiático o aborigen americano) se consideran predisponentes.

Tampoco pueden promover la salud renal los factores asociados a la obesidad y el sobrepeso. Asimismo, en las investigaciones se ha encontrado una alta correlación entre tabaquismo y enfermedad de los riñones.

Por último, estudios recientes sugieren que hay un papel importante de la autofagia, aún por determinarse, en la fisiopatología renal. LA autofagia es el proceso mediante el que las células se autodestruyen por perder funcionalidad. Cuando funciona de manera adecuada, favorece el recambio de unidades celulares que ya no cumplen con su rol.

No dejes de leer: Señales de que mis riñones no funcionan bien

Hábitos para promover la salud renal

Ahora bien, así como hay factores de riesgo, existen factores de protección. En este orden de ideas, algunos hábitos sirven para promover la salud renal. Veamos cuáles son.

1. No fumar

Entre los efectos del cigarrillo en el organismo cabe mencionar que se afecta el flujo sanguíneo en los órganos, incluidos los riñones, aumentando la presión y disminuyendo la oxigenación. También incrementa el riesgo de aparición de enfermedades cardiovasculares.

2. Hacer ejercicio

No solo el ejercicio es importante para mantenerte en forma. También disminuye el riesgo de precursoras de la insuficiencia de estos órganos, como la diabetes y la hipertensión arterial. Cuando haces ejercicios te hidratas mejor, ayudando a promover la salud renal.

3. Mantener el peso

En las personas con sobrepeso los riñones tienen que esforzarse, pues hay más masa corporal para regular y mayor cantidad de desechos que filtrar. Asimismo, la obesidad está asociada con la diabetes y la hipertensión arterial.

4. Comer sano

Una dieta balanceada también forma parte de este conjunto de hábitos positivos que ayudan a prevenir las enfermedades mencionadas. Hay alimentos que evitan la formación de cálculos, tales como las frutas y las verduras frescas, las legumbres, los cereales, los pescados, los frutos secos y el aceite de oliva.

5. Limitar ciertos productos

El alto consumo de proteína animal, de harinas refinadas, de grasas saturadas, de azúcar y de conservas (embutidos y enlatados) afectan la salud renal, pues son altos en sodio.

Pese a sus bondades en otros aspectos, los cítricos, así como los alimentos con gran contenido de oxalato, no ayudan a las personas que presentan problemas renales.

6. Evitar el exceso de sal

Ya sea al cocinar o evitando los alimentos que la incluyen en exceso, un bajo consumo de sal puede disminuir los factores de riesgo asociados con problemas renales. Evita los alimentos procesados siempre que sea posible.

La ingesta máxima recomendada es de 5 gramos por día. Esto equivale a una cucharadita.

7. Controlar el azúcar

Lo ideal es que no más del 10 % de las calorías diarias provengan del azúcar. Un nivel alto de este nutriente en la sangre afecta los vasos sanguíneos. Además, se debe recordar que la diabetes es el principal factor asociado con la enfermedad renal.

8. Beber agua

Promover la salud renal con agua es la mejor decisión. Al mantenerte hidratado funcionan mejor los riñones, eliminando el exceso de sodio y las toxinas. La ingesta recomendada es de 2 litros diarios.

9. Controlar el alcohol y las bebidas gaseosas

El alcohol puede aumentar la presión arterial y añadir calorías sin nutrientes. Por su parte, las bebidas gaseosas contienen altos niveles de azúcares, incluso superiores a la necesidad diaria del organismo.

10. Cuidarse con los medicamentos

No olvidemos que todos los medicamentos tienen algún efecto secundario. Esta precaución también se hace extensiva a los suplementos de calcio, por ejemplo.

Los antiinflamtorios no esteroideos y analgésicos pueden producir un daño a la salud renal si se toman sin supervisión. Por ello mismo, en las personas que tienen problemas en estos órganos, las dosis de algunos fármacos deben ser ajustadas.

11. Chequear la presión arterial

La presión arterial alta también se asocia con daño renal. Es conveniente, sobre todo si hay antecedentes familiares y personales, controlarla y adoptar hábitos saludables para disminuir los riesgos en este sentido.

12. Revisar tus riñones

Los síntomas de los problemas renales se manifiestan cuando están avanzados. Si eres una persona en la que se encuentran presentes varios de los factores de riesgo mencionados, consulta a tu médico acerca de un análisis de sangre para detectar problemas.

Si en los análisis se detecta creatinina o urea elevada, puede ser una señal de que los riñones no funcionan correctamente. Con un diagnóstico temprano el tratamiento puede ser más sencillo y efectivo.

La importancia de promover la salud renal

La incidencia de la enfermedad renal es de 10 %, variando en las distintas poblaciones. Esta cifra puede elevarse hasta 20 % en personas mayores, e incluso mucho más cuando está asociada con diabetes.

Más de un millón y medio de personas mueren cada año por esta causa. Sin embargo, la enfermedad renal se puede prevenir y se puede tratar; todo depende de la atención que se le conceda.

Estos órganos trabajan sin descanso, todo el día, para mantener el cuerpo libre de sustancias que lo pueden dañar. Si los ayudamos, mediante el mantenimiento de hábitos sanos, realizarán sus funciones de forma adecuada por más tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *