Homosexual hispano asesina a machetazos en apartamento de El Bronx un hombre que citó por la aplicación Grindr

Homosexual hispano asesina a machetazos en apartamento de El Bronx un hombre que citó por la aplicación Grindr

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Juan Alonso, un hispano homosexual asesinó a machetazos el domingo a un hombre que había citado a través de la aplicación Grindr, generalmente usada por la comunidad LGTBQ para buscar relaciones sexuales, y fue encontrado en el dormitorio con el machete en la mano, y de pie ante el cadáver de la víctima.

La policía no había identificado al muerto al cierre de esta crónica, pero dijo que otro hombre que compartía el apartamento con Alonso, llegó de la calle y encontró al matador en la horrenda escena que describió a los investigadores.

Fue arrestado y quedó preso sin derecho a fianza, acusado ayer martes por asesinato, homicidio no intencional y posesión criminal de un arma en la Corte Criminal de El Bronx el martes.

La policía dijo que la víctima fue virtualmente descuartizada a machetazos por Alonso, que llegó al tribunal desaliñado y preguntando en español “¿qué pasó”.

Alonso repitió coherentemente los nombres de la jueza y el fiscal, pero en un momento la jueza Connie Morales le dijo que no hablara y no permitió que el homosexual fuera fotografiado o grabado en videos por los medios en la sala de justicia.

El compañero de cuarto de Alonso regresó a al apartamento que compartía con el sospechoso en la calle 206 Este, cerca de la avenida Perry en el vecindario Norwood alrededor de las 7:10 de la noche del domingo para encontrar a Alonso con el machete en mano y parado junto al muerto.

Detalles sobre el motivo del asesinato no fueron revelados por la policía y no está claro sin ambos homosexuales se habían conocido antes del crimen.

La fiscal adjunta del distrito de El Bronx, Nadia Alirahi dijo que Alonso admitió el asesinato.

Para la representación legal, la corte le asignó a la abogada de oficio Beth Unger, quien pidió que se le diera atención médica en la cárcel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *