Investigación: dos aviones de Ryanair estuvieron a punto de estrellarse en Málaga

Investigación: dos aviones de Ryanair estuvieron a punto de estrellarse en Málaga

Iban prácticamente llenos, con unas 400 personas a bordo, entre pasajeros y tripulantes

Dos aviones de Ryanair que iban prácticamente llenos, con unas 400 personas a bordo, entre pasajeros y tripulantes, estuvieron a punto de colisionar en Málaga hace dos años, según publica la prensa de Dublín como resultado de las investigaciones de la autoridad española, la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), que acaba de publicar su informe final sobre lo ocurrido (Investigación: un avión de Easyjet, a 1,3 segundos de estrellarse en Lisboa).

La investigación oficial ha revelado que un controlador de aéreo en Málaga permitió que un vuelo de Ryanair aterrizara al mismo tiempo que el otro avión, también de Ryanair, iba a entrar en la pista para despegar porque le habían dado permiso. La distancia entre las dos aeronaves en la pista era solo el 16 por ciento del margen de seguridad recomendado.

El incidente se produjo sobre las 19:50 del 11 de septiembre de 2019, cuando un vuelo de Ryanair procedente de Hamburgo con 196 personas a bordo se disponía a aterrizar en Málaga mientras otro, con destino a Liverpool, iba a despegar.

El informe oficial detalla cómo el avión de Ryanair procedente de Hamburgo aterrizó en la pista justo detrás del otro avión que acababa de empezar a levantar el morro en el aire. “No había ningún grado de seguridad de que se pudiera mantener la separación reglamentaria, ya que la aeronave en la aproximación viajaba más rápido que la aeronave en el despegue, lo que reducía cada vez más la separación entre las aeronaves”. Hubo una separación de solo 520 metros entre los dos aviones Boeing 737 cuando la distancia mínima de separación debería haber sido de 3.200 metros.

El clima y la visibilidad en el momento del incidente eran buenos, mientras que el volumen de vuelos en Málaga no tuvo incidencia alguna. Antes de ingresar a la pista, la tripulación del avión de Ryanair que despegaba dijo que podía ver las luces de dos aviones que se aproximaban, pero que no podía juzgar qué lejos estaban porque estaba oscuro. Dijeron que recibieron autorización para un despegue inmediato sin que el controlador de tránsito aéreo les informara que una aeronave estaba en una aproximación final corta.

La tripulación del vuelo con destino a Málaga dijo que recibió autorización para aterrizar cuando estaban aproximadamente a 100 pies sobre el suelo, a pesar de que podían ver el otro avión por delante en la pista. Los pilotos decidieron continuar con el aterrizaje porque remontar el vuelo en esos momentos habría puesto a la aeronave en mayor peligro por la proximidad con el otro vuelo.

Al tiempo, la CIAIAC emitió dos recomendaciones urgentes de seguridad al confirmar que se habían repetido incidentes similares en el aeropuerto de Málaga en los últimos años. El informe revela que en Málaga se habían registrado 34 incidentes distintos desde 2019, que supusieron una pérdida de separación entre vuelos, incluidos algunos en la misma pista. El incidente de los dos aviones de Ryanair fue el único calificado como “grave”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *