La adulación política impide el desarrollo

La adulación política impide el desarrollo

Uno de los peores vicios políticos es la adulación. La lisonja, la zalamería, la alabanza, los aplausos y los halagos provienen tanto de políticos, intelectuales, comentaristas y oportunistas o de personas cargadas de pasión y con poca personalidad que cultivan el orgullo de quienes detentan el poder público con fines particulares.

Esta lacra política, permitida muchas veces por los propios dirigentes políticos, quienes aspiran al poder o lo detentan es transversal en la obra de John Locke. El elogio exagerado se asocia con las amenazas que sobrevienen a la conservación de un régimen legítimo.

La legitimidad del poder, de la que habla Locke, no deriva de la divinidad. Esto le ganó muchos adversarios que defendían el origen divino de la concentración del poder en un monarca. Esto es perfectamente entendible dada la preocupación de Locke de diseñar un régimen político de poderes limitados, en contraposición a la defensa de un régimen político absoluto (Hobbes).

Para Locke, quienes difunden la falsa doctrina del derecho divino de los reyes siembran en un terreno fértil para provocar un efecto pernicioso. En el contexto de sus obras, lo que tampoco deja de ser una realidad hoy, era claro que la legión de cristianos legitimaba la cierne divina de los monarcas.

La adulación es una alabanza exagerada hecha con estudio de lo que se cree que puede halagar al otro, con propósito de ganarse su voluntad para fines interesados. En obras literarias, de filosofía y de teoría política encontramos el serio daño que la coba hace para una gestión eficiente al frente del Estado.

Doy cuenta de todo esto porque quienes queremos que el presidente Abinader, como todos otros presidentes y sus respectivos gobiernos, así como los legisladores, alcaldes, jueces y miembros del Ministerio Público, lo hagan bien y realicen una gestión de Gobierno Central, legislativa, municipal y judicial cada vez más eficiente y eficaz, desde que ejercemos nuestro deber ciudadano, somos atacados virulentamente.

No me molestan las críticas, me preocupa que quienes nos dirigen no entiendan que el buen amigo no te ayuda cuando se va en lisonjas, en buena música para tu oído y no es capaz de advertirte, para no incurrir en errores, en lo que le sea pernicioso y, por el contrario, sea para tu bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *