La consulta médica en tiempos de covid

La consulta médica en tiempos de covid

En el marco de la actual pandemia los estilos de ofrecer consultas se han afectado mucho

DE SALUD Y OTRAS COSAS

César Mella
[email protected]

En el marco de la actual pandemia los estilos de ofrecer consultas se han afectado mucho.
El examen por parte de un médico a domicilio de un ser humano es una pieza histórica.

El tiempo dedicado al paciente; el factor confianza y el temor expreso u oculto a la palabra covid-19 se ponen de manifiesto de forma explícita o implícita.
Las condiciones como el cáncer, la hipertensión, y la diabetes por solo citar tres patologías han sido pospuestas o descuidadas por el fantasma del covid.
El temor a ser inyectado se ha puesto de manifiesto nuevamente.
Es raro ver un letrero en las provincias que diga “Se ponen inyecciones a domicilio”.
Los mayorcitos recordamos que en tiempos de Trujillo se vacunaba en la escuela pública y privada y portamos en el hombro esa marca indeleble de la cicatriz que dejaban las vacunaciones masivas y obligatorias.
Hoy día que disponemos de casi todas las vacunas, estamos frente a una situación bioética: ¿debe ser obligatorio el recibir las vacunas?
¿y el que no se quiere vacunar contra el covid-19?…
Los seres humanos que procuran ayuda profesional, es decir, que acuden a un profesional de la salud, tienen algún temor. Desean saber lo que tienen (diagnostico), recibir buen trato, que lo que les aqueje sea resuelto rápidamente, sin dolor y de preferencia con la menor cantidad de gastos posibles.
Tremenda responsabilidad la de un profesional que se mueve dentro de las hipótesis diagnosticas, que casi siempre debe prescribir analíticas (laboratorio por ejemplo) y que, además, tiene la presión de la familia y de la sociedad para que todo salga bien.
Las posibilidades de errar son muchas, las de acertar a veces ocurre por azar.
Cuando nuestro paciente dice: ”después de Dios usted, mi querido doctor” lo que traduce es un acto de fe plena, en la que sobredimensiona nuestra condición humana.
Entonces ese momento (la consulta) es un arte por la responsabilidad que implica, por los años de estudios que se ponen a prueba y por la interacción humana centrada en aliviar el sufrimiento.
En ese binomio médico-paciente donde se interpone una mascarilla, el distanciamiento físico y el estrechón de manos y a veces un cálido abrazo ha creado un ambiente de tensión cuando históricamente estábamos frente a una de las relaciones más fraternas.
Yo percibo que hay señales de que estamos frente al inicio de una desescalada o disminución de la incidencia de casos nuevos de covid-19 asociado a un exceso de confianza de la gente que comienza a despedir de forma inapropiada la pandemia.
Confiar en el médico y en la ciencia es un acto de responsabilidad. A vacunarse pues…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *