Las 6 mejores plantas medicinales con respaldo científico

Las 6 mejores plantas medicinales con respaldo científico

Varias investigaciones científicas han corroborado las propiedades medicinales de algunas plantas. Por eso, hoy se consideran coadyuvantes contra algunos problemas de salud. ¿Las conoces?
Las 6 mejores plantas medicinales con respaldo científico

Hay una amplia variedad de plantas medicinales con respaldo científico. Es decir, sus componentes y propiedades han sido estudiados por profesionales, quienes han determinado que tienen potencial como coadyuvantes en el tratamiento de algunas enfermedades.

De hecho, como lo expone un artículo publicado en Journal of Advanced Pharmaceutical Technology & Research, una amplia variedad de los medicamentos que se consideran esenciales están elaborados con extractos de origen vegetal. Aún así, hay quienes aún valoran las aplicaciones de las plantas en su forma natural. ¿Cuáles son las más populares? ¡Descúbrelas!

Plantas medicinales con respaldo científico

Por tradición, las plantas se han usado desde la antigüedad con el objetivo de tratar la sintomatología de diversas enfermedades. A raíz de esto, con el tiempo se realizaron estudios científicos que permitieron corroborar o descartar las propiedades que se les atribuía.

De igual forma, su investigación ayudó a determinar en qué dosis son seguras, cuáles pueden causar efectos secundarios y en qué situaciones están contraindicadas. Aunque el listado es bastante amplio, en el siguiente espacio detallamos las 6 principales plantas medicinales con respaldo científico.

1. Manzanilla

Té de manzanilla como plana medicinal.
La manzanilla se emplea como infusión en muchas situaciones patológicas para complementar tratamientos.

La manzanilla es una planta medicinal con muchas aplicaciones. Como lo expone un artículo publicado en Molecular Medicine Reports, sus principales usos tienen que ver con el alivio de la ansiedad, el estrés y los problemas estomacales. Sin embargo, hay quienes también la emplean contra el dolor y los problemas dermatológicos.

La planta se destaca por sus flores pequeñas, similares a las de la margarita. Suele encontrarse en dos variedades: «manzanilla alemana» y «manzanilla romana».  A menudo se emplea en infusión, pero también está disponible en aceites esenciales y extractos, entre otras presentaciones.

Una revisión divulgada en Electronic Physician Journal la cataloga como una «planta multipropósito», ya que las evidencias han determinado que tiene propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas, antidepresivas, antidiarreicas, hepatoprotectoras y antidiabéticas. Algunos de sus usos son los siguientes:

  • Osteoartritis de rodilla.
  • Colitis ulcerosa.
  • Síndrome premenstrual.
  • Trastornos gastrointestinales.
  • Ansiedad y estrés.

¿Causa efectos secundarios? ¿Está contraindicada? Para la mayoría de los adultos sanos se considera segura. Sin embargo, no se aconseja su consumo excesivo. Además, hay informes de reacciones alérgicas e interacción con anticoagulantes.

2. Lavanda

La lavanda es una de las plantas con respaldo científico más conocidas y utilizadas. En particular, se valora por su actividad ansiolítica que permite disminuir la sintomatología del estrés y la ansiedad. Un estudio publicado en Mental Health Clinician respalda dichas propiedades y expone que tiene un perfil favorable de eficacia y seguridad.

Sus aceites naturales, al igual que las presentaciones herbales, apoyan el tratamiento de los trastornos de ansiedad sin causar dependencia o efectos secundarios de importancia. Incluso, su aplicación con este fin está aprobado por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) .

Otros posibles usos abarcan lo siguiente:

  • Como antibacteriano y antimicótico.
  • Relajante del músculo liso (carminativo).
  • Sedante y antidepresivo.
  • Calmante cutáneo en caso de quemaduras y picaduras de insectos.

Descubre: 5 remedios relajantes con lavanda

3. Equinácea

Los remedios con equinácea son bastante conocidos. Más allá de sus llamativas flores púrpuras, esta planta se ha empleado en forma de tés, jugos y extractos con el fin de fortalecer el sistema inmune y mejorar la salud. Así, un estudio en la revista Pharmacognosy Reviews destaca que es una hierba con propiedades inmunoestimuladoras y antiinflamatorias.

Para ser más exactos, se aprovecha en el tratamiento de la gripe, los resfriados y otras afecciones del sistema respiratorio. De igual manera, actúa como calmante en caso de dolor de muelas, dolor intestinal, trastornos de la piel y artritis, entre otras enfermedades.

Respecto a sus posibles efectos secundarios existen ciertas controversias. Mientras que algunos ensayos concluyeron que es segura, otros determinaron que puede causar reacciones adversas como dolor abdominal y alergias. Así pues, debe emplearse con precaución.

4. Ginkgo biloba

Dentro del listado de plantas medicinales con respaldo científico, la ginkgo biloba se distingue por sus múltiples usos medicinales. Es una hierba muy utilizada en la medicina oriental, tanto en forma de cápsulas, como en tabletas, extractos, hojas y mucho más.

Investigaciones recientes, como una publicada en Aging and Disease, exponen que la planta ha mostrado potencial como aliada en la prevención de trastornos relacionados con el envejecimiento. En particular, parece ayudar a la salud cerebral, pues disminuye el riesgo de demencia.

Por otro lado, un estudio divulgado en Drug Design, Development and Therapy determinó que la ginkgo también contiene componentes que contribuyen al tratamiento de la diabetes tipo 2. Aún así, son necesarios más estudios para evaluar su seguridad y eficacia.

Hasta ahora, se advierten posibles efectos secundarios como los siguientes:

  • Afectación hepática, lo que hace necesario controlar las enzimas del hígado.
  • Interactúa con los medicamentos anticoagulantes y otros fármacos.
  • Sus semillas son venenosas si se ingieren.
  • Su uso excesivo a largo plazo se asocia con un mayor riesgo de problemas tiroideos y cáncer de hígado (se ha observado en ratas).
  • En algunas personas causa dolor de cabeza, malestar digestivo, mareos o reacciones alérgicas.

5. Hierba de San Juan

La hierba de San Juan también se conoce como «hipérico». Es una planta con efectos calmantes, ya que tiene funciones antidepresivas y ansiolíticas. En particular, como lo expone un artículo de revisión publicado en Systematic Reviews, contiene hipericina e hiperforina.

Dichas sustancias son principios activos con potencial antidepresivo que, entre otras cosas, favorecen el alivio de la ansiedad. Asimismo, tiene efectos antibacterianos y antiinflamatorios y se emplea contra los síntomas de la menopausia. Algunos efectos secundarios son los siguientes:

  • Interacción con medicamentos.
  • Agitación.
  • Sensación de ardor y cosquilleo.
  • Mareos.
  • Fotosensibilidad.
  • Irritabilidad.
  • Molestias estomacales.
Hierba de San Juan.
La hierba de San Juan podría resulta útil frente a los trastornos del estado de ánimo, como la depresión y la ansiedad.

6. Menta piperita

Al hablar de las mejores plantas medicinales con respaldo científico no podemos dejar de lado a la menta piperita. Debido a sus propiedades, es uno de los ingredientes herbales más extendidos y utilizados en todo el mundo. En concreto, se emplea para calmar molestias en el sistema digestivo, dolores de cabeza y enfermedades del sistema respiratorio.

Al respecto, un artículo científico publicado en Phytotherapy Research expone que las hojas de menta concentran componentes fenólicos, como ácido rosmarínico y varios flavonoides cuya asimilación contribuye a mantener la salud. En general, tiene actividad antiinflamatoria, antioxidante, antimicrobiana, analgésica e inmunomoduladora.

Su uso moderado es seguro para la mayoría de los adultos sanos. En exceso, puede resultar irritante. Además, la planta puede tener interacción con algunos medicamentos; por lo tanto, en caso de estar bajo algún tratamiento con fármacos, lo idóneo es consultar al médico antes de probar remedios con menta.

Te puede interesar: Beneficios del té de menta que no conocías

Las plantas medicinales con respaldo científico deben emplearse con precaución

Aunque la ciencia ha corroborado muchas de las propiedades de las plantas mencionadas, eso no quiere decir que puedan emplearse como primera opción de tratamiento contra las enfermedades. La mayor parte de las veces son solo un complemento para reducir la sintomatología de ciertos padecimientos.

Incluso, sus efectos tienden a ser temporales y no siempre se dan como la persona los espera. De todos modos, las evidencias apuntan a que pueden ser coadyuvantes para muchos pacientes. Por eso, vale la pena probarlas si no hay ningún tipo de contraindicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *