Legisladores de EEUU piden a Google dejar de rastrear ubicaciones para proteger a las mujeres que abortan

Un grupo de legisladores demócratas estadounidenses instó el martes a Google a dejar de recopilar datos de localización de los teléfonos inteligentes que podrían usarse para identificar a mujeres que han abortado.

La medida se produjo en medio de los temores de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos esté considerando la posibilidad de anular la histórica sentencia Roe vs. Wade, que garantizó el acceso al aborto en todo el país en 1973.

Los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders, junto con la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, figuraban entre los más de 40 legisladores que firmaron una carta dirigida al director ejecutivo de Google, Sundar Pichai.

«Estamos preocupados de que, en un mundo en el que el aborto podría ser ilegal, la práctica actual de Google de recopilar y retener amplios registros de datos de localización de teléfonos celulares le permita convertirse en una herramienta para los extremistas de extrema derecha que buscan reprimir a las personas que buscan atención médica reproductiva», se lee en la carta, publicada en línea.

«Esto se debe a que Google almacena información histórica sobre la ubicación de cientos de millones de usuarios de teléfonos inteligentes, que comparte rutinariamente con las agencias gubernamentales».

Google no respondió a una solicitud de comentarios.

Las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses apoyan alguna forma de acceso al aborto.

Pero en los últimos meses, los estados controlados por republicanos han dado pasos para restringir el derecho al aborto -algunos buscan una prohibición total del procedimiento sin ninguna excepción- y anular el caso Roe vs. Wade les otorgaría mayor libertad para promulgar sus políticas.

«Si esta decisión se convierte en definitiva, las consecuencias serán nefastas», dijeron los legisladores.

«Los republicanos en el Congreso ya están discutiendo la aprobación de una ley que criminalice el aborto en los 50 estados, poniendo al gobierno en control de los cuerpos de las mujeres».

En su carta, los legisladores instan a Google a dejar de recopilar datos de localización de los teléfonos inteligentes que podrían ser utilizados por los fiscales interesados en identificar a mujeres que han visitado centros de salud que practican abortos.

Google recibe habitualmente órdenes judiciales que le obligan a entregar la información de localización de los usuarios, incluidas las órdenes de «geofence», que exigen datos sobre todas las personas que estuvieron cerca de un lugar en particular en un momento determinado, según la carta.

«Si el Tribunal Supremo y los legisladores republicanos declaran ilegal el aborto, es inevitable que los fiscales de la derecha obtengan órdenes judiciales para perseguir, procesar y encarcelar a mujeres por obtener una atención sanitaria reproductiva fundamental», continúa el documento.

«La única manera de proteger los datos de localización de sus clientes de tan escandalosa vigilancia gubernamental es no conservarlos en primer lugar».

El grupo de derechos digitales sin ánimo de lucro Fight For The Future se hizo eco del texto de los legisladores en una petición en línea exigiendo a Google que se deshaga de su reserva de datos de localización, que podría ser «usada como un arma contra las pacientes y los médicos que practican el aborto».

gc/md/atm/dbh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.