Leyes y decretos, al por mayor

Leyes y decretos, al por mayor

Hugo López Morrobel

Aunque usted no lo crea, República Dominicana lidera o está ubicada entre los países del mundo con la mayor cantidad de leyes, decretos o disposiciones administrativas, lo que a cualquiera llevaría a pensar que todo está bajo “control” de las autoridades.

No existe un solo sector de la vida nacional que esté como “chivo sin ley”, porque todo, absolutamente todo, está regulado .

Pero el grave problema se deriva de que también es donde con más asiduidad se violan esas disposiciones legales.

Por ejemplo, mediante la ley 64-87 del 15 de noviembre de 1987, se prohibe a las compraventas comercializar útiles deportivos empeñados, sin embargo, nunca se ha detenido absolutamente a nadie que se dedique a esa malsana actividad.

Y todo continúa como si esa ley no existiera, porque ninguna autoridad, incluso la deportiva que aporta la casi totalidad de esos enseres, jamás se ha preocupado por su aplicación.

La multiplicidad de leyes, decretos y otras disposiciones es tan común, que durante décadas se ha originado una profusa cantidad de instituciones que realizan las mismas funciones, lo que dificulta sobremanera la funcionalidad del sector de que se trate.

Hay que esperar que quienes legislan lo que ya regulado, si no es para mejorar, que inviertan el tiempo en cosas más fructíferas.

RADARES.- A los seguidores de los Heat que no sigan soñando, aunque eso no cuesta nada, pero creo que esta noche no será ni asomo de lo que ocurrió el pasado domingo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *